La Asociación Mexicana de Ferrocarriles (AMF) reiteró que de aprobarse los cambios a la Ley Reglamentaria del Sistema Ferroviario en la Cámara de Diputados analizarían las acciones jurídicas que llevarían a cabo bajo el amparo del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC)​.

“Dependiendo de cómo salga la iniciativa, si se aprueba en Diputados habría que evaluar dentro del análisis jurídico si esto se lleva a tribunales dentro de lo que es el T-MEC (…) lo que se dio bajo las concesiones están protegidas por estos tratados y hay una parte que cambia y se ve afectado”, precisó Óscar del Cueto, presidente del organismo.

Incluso, comentó que la Secretaría de Economía precisó que para efectos de este tratado, las concesiones y derechos de estas otorgan y constituyen un activo intangible y en consecuencia son consideradas como una inversión protegida por los propios acuerdos “y hacer una modificación rompe con esto”.

Sin embargo, adelantó que buscarán el diálogo con los diputados y el Gobierno federal con el objetivo de explicar las afectaciones de probarse dicha iniciativa impulsada por el senador Ricardo Monreal.

“Sabemos que hay puntos que regular, estamos abiertos a la competencia, pero no sobre regulación y eso es lo que estamos ofreciendo, un diálogo entre legisladores, el Gobierno federal y el sector”, expuso en reunión con medios de comunicación.

Aunque no hay fecha de reunión, comentó que ya hubo un primer contacto con el presidente de la Comisión de Comunicaciones y Transportes, Víctor Manuel Pérez Díaz, así como con uno de los grupos parlamentarios.

Reiteró la preocupación de la industria por la aprobación en el Senado de dicha iniciativa ya que cambia las reglas iniciales de las concesiones lo que impactará las inversiones del sector, las cuales rondan entre 17% y 18% de los ingresos anuales y que son dirigidos a la mejora de la infraestructura.

“Si hoy cambiamos el término de las concesiones estamos poniendo en riesgo la inversión. La inversión de nosotros en locomotoras, en infraestructura, en carros, bienes que se deprecian a muy largo plazo, por eso estaban establecidos a muy largo plazo, a 50 años, por eso nos preocupa”, señaló.

El Senado aprobó el pasado 29 de abril diversas reformas a la Ley Reglamentaria del Servicio Ferroviario, entre las que se encuentra la disminución de 50 a 35 años de las concesiones ferroviarias, las cuales la AMF consideró violentan diversos principios consagrados en la Constitución y trasgrede diversos tratados internacionales de los que México es parte.

Sobre el control de precios, Óscar del Cueto comentó que la Agencia Reguladora del Transporte Ferroviario (ARTF) estaría determinando cómo se integrarían las tarifas, cuando actualmente son las empresas quienes las establecen de acuerdo a los costos de operación, de inversión, a un retorno marginal al producto, origen y destino.

“Todo esto no lo estaríamos estableciendo y sería la autoridad, lo que habla de una sobrerregulación y un control de precios. Hoy estamos obligados a presentar la aprobación de las tarifas cada año y en ese año se ubica la inflación, costos operativos y a lo mejor una disminución, hay un juego en esa tarifa que se registra año con año y hoy dicen que tiene que ser cada 2 años. Entonces pudiera ver un impacto a los clientes”, expuso.

En este sentido, consideró que existe un conflicto de atribuciones ya que la ARTF regularía ciertos temas que actualmente lleva a cabo la Comisión Federal de Competencia Económica (COFECE), como la falta de competencia económica o competencia directa en la parte operativa y sin que este órgano haya determinado que exista.

Por ello, afirmó es necesario “platicar, que entiendan lo que se hace hoy, lo que podemos hacer en conjunto legisladores, Gobierno federal y nosotros para mejorar el sector, estamos abiertos para mejorarlo sin duda, pero de una manera ordenada y clara”.

Respecto a las multas, mencionó que las propuestas son más grandes a las que se establecen en la Constitución, mismas que pueden derivar en multas por arriba de los 20 millones de pesos por una operación equivocada o sanción que determine la Agencia, en este sentido, dijo que se requiere buscar mayor desarrollo ferroviario con regulación y que se abran otras concesiones para crear otras líneas que se conecten a la red existente.   

Consideró que este tipo de iniciativas mandan una señal equivocada en temas como la integración ferroviaria entre México, Estados Unidos y Canadá. “Entendemos que hay un conocimiento de esta iniciativa, pero sin duda en la parte del Tratado, el marco que lo regula se ve afectado por este tipo de iniciativas”.

Con información de T21.