El impacto que ha causado el reciente anuncio de una docena de clubes europeos respecto a la creación de una nueva competición, la Superliga europea, es tal que minuto a minuto acontecen noticias al respecto. Hinchas, clubes, entrenadores, autoridades del fútbol y políticas han reaccionado a este polémico invento que se proyecta como un golpe contundente contra el fútbol, marcando un quiebre histórico en este deporte. 

En concreto, la propuesta de esta asociación reúne a doce de los principales clubes de fútbol de Europa, los miembro fundadores y gobernantes del torneo, que estructurarán una competencia a mitad de semana que desplazaría o competiría directamente con la Liga de Campeones y la Liga de la UEFA, entidad oficial de la confederación europea reconocida por la FIFA.

AC Milan, Arsenal FC, Atlético de Madrid, Chelsea FC, FC Barcelona, FC Internazionale Milano, Juventus FC, Liverpool FC, Manchester City, Manchester United, Real Madrid CF y Tottenham Hotspur se han unido como los “Clubes Fundadores”. Según la nueva entidad, se prevé que otros tres clubes se unirán antes de la temporada inaugural, que está previsto que comience lo antes posible.

“La formación de la Superliga llega en un momento en que la pandemia mundial ha acelerado la inestabilidad en el modelo económico del fútbol europeo existente”, señaló la comunicación oficial de los doce clubes. 

Y, aunque declaran tener la intención de conversar con la FIFA y la UEFA para trabajar en conjunto y lograr un entendimiento, las posturas de los organismos oficiales han sido inmediatas y radicales, advirtiendo que suspenderán de las competiciones oficiales de selección (Mundiales de fútbol, por ejemplo) a los futbolistas que participen de la Superliga. 

El organismo que rige el fútbol mundial explicó que cualquier competición debe regirse por los principios básicos de solidaridad, inclusión, integridad y redistribución económica equitativa

En este contexto, la FIFA solo puede expresar su desaprobación a una liga separatista europea cerrada fuera de las estructuras futbolísticas internacionales y sin respetar los principios antes mencionados, añadió la FIFA.

Dinero en juego

Según las estimaciones, cada miembro fundador puede ganar alrededor de 400 millones de dólares simplemente para establecer una base financiera segura. Esta cifra representa cuatro veces más de lo que ganó el Bayern de Múnich por obtener la Liga de Campeones la temporada pasada.

La Superliga, que ha anunciado a Florentino Pérez, presidente del Real Madrid, como primer presidente de la competición, apuesta a proporcionar “un crecimiento económico y un apoyo significativamente mayores para el fútbol europeo a través de un compromiso a largo plazo de pagos solidarios ilimitados que crecerán en línea con los ingresos de la liga”.

El comunicado agregó: “Estos pagos solidarios serán sustancialmente superiores a los generados por la competición europea actual y se espera que superen los 10 mil millones de euros durante el transcurso del período de compromiso inicial de los clubes”.

Según confirmó la agencia Reuters, el banco de inversión estadounidense JP Morgan confirmó que está financiando el nuevo torneo. 

Los derechos de transmisión, así como los ingresos comerciales representan una suculenta bolsa de dinero para estos clubes, lo que irá en directo perjuicio para el resto de los equipos y las ligas menores.

Además, la agencia Europa Press reporta que se ha disparado la cotización bursátil de las acciones de distintos equipos. Por ejemplo, la Juventus de Turín ha registrado un incremento en la Bolsa de Milán del 17.85% durante este lunes, hasta situarse en los 0.91 euros por acción, su mayor nivel desde septiembre. Mientras, el Manchester United, que cotiza en la Bolsa de Nueva York, ha registrado un repunte del 9.34% en el parqué neoyorquino.

El valor de los poderosos

Aunque el origen de esta nueva liga está relacionado en gran parte con las afectaciones financieras que han tenido los clubes producto de la pandemia, los doce fundadores conocidos hasta ahora, se encuentran precisamente entre los clubes de fútbol más valiosos del mundo. 

Atendiendo a una publicación reciente de Forbes, de los diez clubes más valiosos del mundo, ocho están confirmados como miembros de la nueva competencia, lo cual se extiende a 12, si se consideran los 16 primeros del listado.

Además, según la publicación, “los valores de los clubes de fútbol han aumentado un 30% de media en los últimos dos años a medida que los inversores observan un potencial sin explotar en este deporte”.

Para la elaboración de la lista Forbes USA ha utilizado los ingresos y beneficio operativo de la temporada 2019-20, convertidos a dólares según los tipos de cambio promedio de esa temporada. Los valores de cada equipo son valores empresariales (capital más deuda neta) e incluyen la economía del estadio del equipo, pero no el valor del bien inmueble. Los ingresos obtenidos por prestar jugadores a otros equipos se han excluido.

Con información de América Economía.