La Agencia Aeroespacial de Estados Unidos, NASA, seleccionó a la empresa SpaceX, de Elon Musk, para construir la nave con la que planea volver a llevar humanos a la Luna en esta década.

El vehículo trasportará al próximo hombre y a la primera mujer hasta la superficie lunar, según el programa Artemis de la agencia espacial.

Otra de las metas del programa será llevar a la Luna a la primera persona de color.

El diseño del vehículo lunar está basado en la nave Starship de SpaceX, que está siendo sometido a pruebas en una estación experimental en el sur de Texas.

SpaceX estaba compitiendo contra una licitación conjunta compuesta de gigantes aeroespaciales tradicionales y la empresa Amazon, de Jeff Bezos, como también una propuesta de Dynetics, una compañía de tecnología basada en Alabama.

El valor total del contrato otorgado a la empresa de Musk es de 2 mil 890 millones de dólares.

“Con esta selección, la NASA y nuestros socios completarán la primera misión de demostración tripulada a la superficie de la Luna en el siglo XXI a medida que la agencia da un paso al frente hacia la igualdad de las mujeres y la exploración a largo plazo del espacio profundo, declaró Kathy Lueders, directora de la exploración humana de la agencia.

Este paso crítico coloca a la humanidad en el camino hacia una exploración lunar sostenible y nos mantiene enfocados en las misiones más lejanas en el Sistema Solar, incluyendo Marte, abundó.

El programa Artemis, iniciado durante el gobierno de Donald Trump, tenía como objetivo regresar a la superficie lunar en 2024. Pero un déficit presupuestario para el financiamiento del sistema de alunizaje ha alejado esa meta.

Elon Musk ha estado desarrollando el diseño Starship durante años. Parecido a los cohetes de la era dorada del cine de ciencia ficción, es un elemento crucial en los planes a largo plazo del multimillonario empresario de poblar a Marte con humanos.

Por ahora, sin embargo, servirá de módulo de alunizaje que transportará a los astronautas de una órbita lunar hasta la superficie del satélite.

Con una amplia cabina y dos cámaras de descompresión, que permitirán la salida de los astronautas para sus caminatas lunares, es muy diferente al esquelético módulo lunar (ML) que posó a 12 hombres en la Luna con el programa Apolo de Estados Unidos entre 1969 y 1972.

El nuevo vehículo será conocido como el Sistema de Aterrizaje Humano (HLS, por sus siglas en inglés).

En épocas recientes, la NASA había escogido a más de una compañía para obtener servicios de transporte, lo que le daba opciones en caso de que una de estas no cumpliera los objetivos.

Con información de BBC.