El director general de Epidemiología, José Luis Alomía, explicó cuáles serían los protocolos y lineamientos a seguir para que los niños y jóvenes que actualmente toman clases a distancia regresen a las aulas.

“¿En qué momento sucederá esto? Bueno, va a depender de una serie de condiciones y de medidas de seguridad que se está trabajando. Se han tenido una serie de reuniones entre las secretarías de Salud y de Educación para definir, de manera conjunta y con base técnica, los protocolos, lineamientos, guías y manuales que van a permitir llevar a cabo este regreso a clases de manera más segura”, indicó esta tarde en la conferencia de prensa sobre covid-19.

Una de las principales premisas con las que se había iniciado este tema, dijo, es que para poder regresar a clases presenciales la entidad federativa debía estar en los niveles más bajos de riesgo, es decir, en semáforo verde, o sea que la transmisión comunitaria y la circulación del virus SARS-CoV-2 sea baja.

“Entonces ese es precisamente un primer nivel de disminución del riesgo que es importante para poder plantear la reactivación de actividades sociales y, en este caso, en espacios públicos, sin olvidar obviamente las escuelas privadas.”

Señaló que la vacunación al magisterio marcó un nuevo punto de partida para poder considerar la actividad presencial por dos vertientes: una que vaya dirigida de manera directa a los trabajadores de la educación, que podría controlar los riesgos que pudieran tener al regresar a un salón de clases, o al movilizarse de sus domicilios a las escuelas donde deben brindar sus servicios.

“Pero algo que no debemos olvidar es el hecho de que la población de adultos mayores de 60 años y más se está vacunando. ¿Por qué? Principalmente por los riesgos de que los menores de edad pueden contribuir a los mecanismos de transmisión”. Es decir, si bien pudieran no tener el virus o el contagio al interior de su hogar, sí contagiarse en un ambiente escolar o en el trayecto de la casa a la escuela y poder llevar el virus a su casa.

O tal vez que vivan con algún adulto mayor en su hogar representa un nivel de riesgo importante de que este grupo de población fuera contagiado o enfermara de manera grave por la actividad escolar, añadió.

Sin embargo, como prácticamente todo este grupo de población mayor de 60 años tendrá ya aplicada una dosis y en las siguientes semanas tendrán los esquemas completos, hay una población que se sigue considerando de riesgo, pero ya no grave, lo que quiere decir que la actividad escolar tampoco podría contribuir a la mortalidad o letalidad que se ha estado dando en estos grupos o que desarrollen la enfermedad grave, abundó el funcionario federal.

“Tenemos que recordar que cuando hablamos de los protocolos de regreso a clases no significa simple y llanamente que la escuela abre, los alumnos llegan como lo hacían antes de que iniciara la pandemia. No. Hay toda una serie de recomendaciones que se han trabajado con la SEP para que este regreso sea lo más seguro posible.”

Algunas de las recomendaciones son: un filtro familiar, donde los padres, si el alumno o alumna presentan síntomas, no lo manden a la escuela, sino a consulta. Si no tiene signos de enfermedad podrá ir a la escuela, y al entrar habrá un monitoreo, es decir, durante las clases los maestros y personal de la escuela estarán haciendo un monitoreo.

“Hay medidas que se están aplicando para mantener la sana distancia al interior del plantel, como sería la asistencia escalonada. A lo mejor se parte a la mitad el grupo de la escuela o una de las aulas y uno asiste lunes y miércoles, otros martes y jueves; las horas de recreo serían escalonadas y todas las actividades escolares y lo que se realice en un plantel educativo pudiera contribuir a incrementar la transición.”

Si se detecta un caso sospechoso o confirmado se puede, en su momento, suspender el salón o salones donde estén los casos, o si hay evidencia de más casos en otros salones se puede suspender la actividad en todo el plantel y mandar a alumnos, maestros, directivos y personal de esa escuela a auto resguardo y pensar regresar a clases una vez que se cumpla ese periodo.

“Estoy mencionando solo algunas de las principales acciones o recomendaciones que se estarían obviamente implementando, pero todo esto, recordemos, se hace en un marco de un nivel de riesgo bajo, porque la entidad tiene baja transmisión o porque estamos en momentos en que las transmisiones de riesgo ya fueron cubiertas por la vacuna y la enfermedad estaría solamente presentándose en personas que no tienen este riesgo incrementado.”

Para llegar a este punto, indicó, se debe tomar en cuenta a todas las personas involucradas en los procesos educativos, para que todas entiendan y se informen cuáles son las actividades y cómo se van a implementar, cómo se va a llevar a cabo la coordinación y ver qué entidades federativas pudieran, antes de que termine el ciclo escolar 2020-2021, retomar las clases presenciales, y si no, en un momento determinado hay una planeación que se está analizando para el ciclo escolar 2021-2022.

Las vacunas

Hasta este 12, las dosis que han llegado al país suman 16 millones 900 mil 850: 6 millones 971 mil 250 de Pfizer y BioNTech, 3 millones 589 mil 300 de AstraZeneca, 4 millones de SinoVac, 900 mil Sputnik V y 1 millón 440 mil 300 CanSino.

Con información de Proceso