El G20 elevará a 650 mil millones de dólares las reservas del Fondo Monetario Internacional (FMI) y se extenderá el congelamiento del servicio de deuda, esto en apoyo a los países subdesarrollados. 

Tras la aprobación de los ministros de Finanzas y los gobernadores de los bancos centrales de las 20 economías más grandes del mundo, se pretende apoyar a los países menos favorecidos para lidiar con la crisis de covid-19. 

Mediante un comunicado del G-20 se reafirmo el compromiso para mantener activa la lucha contra el proteccionismo comercial. 

“Pedimos al FMI que haga una propuesta integral para una nueva asignación general de Derechos Especiales de Giro (DEG) de 650 mil millones de dólares para satisfacer la necesidad global a largo plazo de complementar los activos de reserva”, señaló el G-20.

Dicho acuerdo también afinó el diálogo sobre la lucha contra el cambio climático y mostró avances en la posible adopción de un nuevo impuesto mínimo global a la renta corporativa para el mes de julio. 

“Intensificaremos aún más nuestro respaldo a los países vulnerables a medida que abordan los desafíos asociados con la pandemia covid-19”, dijo el G-20, reiterando que mantendrán el apoyo fiscal y económico durante el tiempo que sea necesario.

Es importante señalar que dichas reservas permitirán elevar la liquidez de todos los países, esto sin incrementar el nivel de deuda. 

El G-20 también acordó una extensión final hasta fines de 2021 de la Iniciativa de Suspensión del Servicio de la Deuda, destinada a liberar efectivo en los países en desarrollo para combatir la crisis de covid-19.

Es importante señalar que inicialmente México y Argentina e unieron en la búsqueda de nuevos mecanismos para aliviar el nivel de deuda de renta media. 

Con información de Dinero en Imagen.

Fotografía: El Ceo.