Estimados Amigos:

A unos días de celebrar la Semana Santa, es una buena fecha para reflexionar pero, sobre todo, para agradecer la oportunidad de dirigirnos a todos ustedes a través de este espacio editorial y comentar algunos temas en los que hemos puntualizado nuestra opinión y que sin duda, afectan los esfuerzos que en materia de reactivación económica hemos realizado los mexicalenses.

En este sentido, hace algunos días, nos permitimos enviar un comunicado a los medios de comunicación referente a la decisión de la empresa Amazon para invertir en el Estado de Sonora, enfatizando que Baja California estaba dentro de las opciones para atraer la inversión, sin embargo y hay que decirlo con todas sus letras y le duela a quien le duela, nuestro Estado fue tachado como opción viable, debido a la falta de certidumbre jurídica por lo sucedido con la empresa Constellation Brands.

Siempre hemos estado habituados a la competencia natural con otras regiones del país, pero es importante reconocer que el hecho de que se haya cometido un acto violatorio al Estado de Derecho a la empresa antes mencionada por parte del Gobierno Federal y que no fue defendido por el Gobierno Estatal y Municipal, coloca a Baja California y principalmente a Mexicali en una situación desventajosa para la atracción de inversiones.

La realidad es que cargaremos con esa cruz de por vida, ya que cualquier inversión internacional, tendrá en su carpeta el incidente ocurrido con la empresa cervecera y  sin duda, será el gran tema a explicar para aquellos que en un futuro tengan interés de invertir en nuestro Estado y en nuestro municipio.

Desde hace muchos años, los Mexicalenses, definimos una vocación industrial para nuestro municipio, teniendo como base la inversión industrial, nacional o extranjera que nos llevara a fortalecer un desarrollo económico sustentable y que éste, a su vez, nos permitiera “Elevar la Calidad de Vida” de quienes aquí vivimos.

Desde los años 60’s, cuando surge la primera inversión extranjera bajo un régimen de importación temporal de productos y mercancías, nos convertimos en una de las regiones a nivel mundial con mejor organización para la promoción y con  condiciones idóneas de competitividad.

Muchos han sido los viajes, las reuniones, los encuentros de negocios, la atención a inversionistas, que nos permitieron convertirnos en una verdadera comunidad promotora de inversiones, llegando inclusive a capacitar a otras regiones que venían a Baja California a aprender sobre la metodología de éxito para atraer y mantener inversiones.

Hoy en día y aunque nos duela, nuestro país en general y Baja California y Mexicali en lo particular, no son atractivos a la inversión como lo eran antes, aun cuando la autoridad insista en que se generan empleos, éstos no son más que el resultado de un crecimiento natural de nuestras empresas y no propiamente por nuevas inversiones o por una labor estratégica y profesional de promoción por parte de los tres niveles de Gobierno, que lejos de fortalecer una política de promoción y de inversiones, han desaparecido dependencias dedicadas a la promoción de nuestro país a nivel internacional, simplemente por el hecho de que no existe el real interés de propiciar inversiones porque “aunque nos duela” tenemos un Gobierno que todos los días ataca, denuesta, limita y señala a la iniciativa privada.

Desafortunadamente y “aunque nos duela”, México ha venido dilapidando a pasos agigantados la confianza internacional para invertir en nuestro país y hoy en día ya no figura entre los 25 principales destinos para invertir.

Los cambios de reglas, han frenado la dinámica de la Reforma Energética, han impulsado proyectos de inversión de alto costo y bajo impacto como el Tren Maya, la refinería Dos Bocas, la cancelación del aeropuerto de Texcoco al inicio del sexenio y la violación tajante al Estado de Derecho con la cancelación de la inversión de Constellation Brands en Mexicali, todo ello, le ha restado una enorme credibilidad a nuestro país.

Sin duda, como es el caso de Amazon recientemente, los inversionistas continúan buscando mercados estables donde prevalezca la certidumbre y una comunidad que entiende y defiende las bondades de las inversiones, tales como Canadá y Alemania, entre otros, que pese a la pandemia lo siguen siendo.

Por último y por si fuera poco, el pasado fin de semana  el Presidente de la República, el Sr. López Obrador, en su gira por Coahuila, invitó a que movieran plantas productoras de leche y cerveza al sur del país, argumentando, simplistamente, que en esta región del país “tienen tanta agua que hasta padecen inundaciones”.

Es increíble que a estas alturas, nadie asesore al Presidente sobre lo que implica mover una planta, ya sea lechera o cervecera, obviamente no es cosa de decidirse de un día para otro;  pareciera que más bien lo hace para mandar un mensaje de que en este país, tiene más poder lo que decide y quiere el Presidente y no  lo que establece la Constitución y las leyes que de ahí emanan.

Reflexión:

“Yo promuevo Mexicali…una ciudad con vocación industrial, es un eslogan con el que todos en Mexicali nos hemos sentido identificados, no dejemos que ninguna ideología nos aleje de esta convicción y nos divida como comunidad”.

Atentamente
Lic. Alberto Sánchez Torres
Presidente de CANACINTRA Mexicali