La evolución hacia los sistemas digitales han traído consigo la transformación en las formas de consumo, las cuales cada vez ofrecen un mayor abanico de oportunidades, para la compra y venta en línea, la cual es cada vez más común, dejando de ser una herramienta de las grandes industrias para fortalecerse en los mercados minoristas.

La participación del comercio electrónico se observa con mayor fortaleza en el mercado mexicano,  de acuerdo con cifras del INEGI, desde 2013 a 2019 la participación del e-commerce en el Producto Interno Bruto se ha duplicado, contribuyendo para 2019 con el 6 por ciento del PIB respectivamente.

Durante 2019 el valor generado por el comercio electrónico fue equivalente a 1 millón 462 mil 583 millones de pesos, de los cuales 38.6 por ciento es correspondiente al comercio al por menor de bienes (minorista), por su parte el comercio al por mayor de bienes (mayorista) generó una participación del 21.6 por ciento.

Esta tendencia en el fortalecimiento de los mercados minoristas se ha observado de manera constante desde el 2013, frente un estancamiento en el crecimiento del mercado de bienes al por mayor, y una baja de 5.4 por ciento entre el periodo de 2018 a 2019.

México un mercado favorable para el e-commerce

De acuerdo con un reporte otorgado por Fitch Solutions, México es uno de los países más favorables para el crecimiento del e-commerce, debido a que este mantiene una población joven y en creciente nivel de adopción a la tecnología.

Por lo que se espera que México podría alcanzar los 18 mil 188 millones de dólares en ventas por e-commerce para 2022, con base a datos otorgados por esta empresa financiera.

Con base a esta misma empresa, se espera que las ventas por e-commerce tengan un crecimiento promedio anual de 11.9 por ciento en Latinoamérica para el 2022.

Con información de Grupo en Concreto.