La crisis económica a causa de la pandemia de Covid-19 “enfermó” el ingreso de los mexicanos lo que derivó en un aumento de la población en pobreza laboral al cierre de 2020, señaló este martes el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL).

El ingreso laboral real mostró una disminución de 2.5 por ciento entre el cuarto trimestre de 2019 y el cuarto trimestre de 2020. Ello aumentó la pobreza laboral de la población de 37.3 a 40.7 por ciento en ese periodo, arrojó el índice de la Tendencia Laboral de la Pobreza (ITLP) publicado este martes.

El porcentaje de la población en pobreza laboral, es decir, las personas que no pueden adquirir la canasta alimentaria con su ingreso laboral, se trata del más alto desde el cuarto trimestre de 2017, cuando la pobreza laboral abarcó a 41 por ciento de la población.

El aumento en el porcentaje de población en pobreza laboral entre el cuarto trimestre de 2019 y el cuarto trimestre de 2020 a nivel nacional fue de 3.4 puntos porcentuales, lo cual se vio reflejado en un incremento de la pobreza laboral en 24 de las 32 entidades federativas.

La entidad en la que se incrementó más la población en pobreza laboral fue Quintana Roo, ya que el porcentaje de la población con ingreso laboral inferior al costo de la canasta alimentaria en ese estado turístico golpeado por la crisis de Covid-19 pasó de 28.3 por ciento en el cuarto trimestre de 2019 a 43 por ciento en el cuarto trimestre de 2020.

A Quintana Roo le siguieron Tabasco y Ciudad de México: en el caso del estado del sureste, la población en pobreza laboral pasó de 41.2 por ciento en el cuarto trimestre de 2019 a 51.6 por ciento al cuarto trimestre de 2020, mientras que en la capital del país las personas en pobreza por ingresos pasaron de 31 por ciento a 41.4 por ciento en el periodo de referencia.

CONEVAL indicó que entre los factores que explican el incremento anual de la pobreza laboral se encuentran la disminución anual de 2.5 por ciento en el ingreso laboral real y el aumento de las Líneas de Pobreza Extrema por Ingresos (valor de la canasta alimentaria) en 6.1 por ciento en zonas urbanas y 7.6 por ciento en zonas rurales, ambas variaciones mayores a la inflación anual de 3.5 por ciento.

Además, entre el cuarto trimestre 2019 y el cuarto trimestre 2020 se observaron disminuciones en la población ocupada con acceso a los servicios de salud por prestación laboral, según sector económico, por ejemplo, en restaurantes y servicios de alojamiento se presenta una reducción anual del 22.9 por ciento, mientras que en servicios diversos de 9.9 por ciento y en el sector de construcción de 8.8 por ciento.

Con información de El Financiero.