La política del presidente estadounidense Joe Biden para regularizar la estancia de migrantes indocumentados en su país no se comenzará a aplicar de un día para otro, dijo este jueves el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador.

Ante ello, llamó a que los migrantes del país y Centroamérica no se desesperen y traten de llegar de inmediato a ese país.

En su conferencia matutina, alertó que la migración hacia Estados Unidos vía México se mantiene aunque aún persisten algunas políticas migratorias restrictivas de la administración anterior en la frontera entre ambos países.

“Ahora que hay una política migratoria que va a regularizar la situación de los migrantes en Estados Unidos, se piensa que ya están las puertas abiertas y que de inmediato el gobierno del presidente Biden va a regularizar a todos los migrantes, yo tengo la obligación de decirles que hay esa política y son muy buenas las intenciones y yo lo celebro, pero el mismo presidente Biden me ha informado que les va a llevar un tiempo definir su política migratoria, el ordenar la política migratoria”, dijo López Obrador.

“Entonces no es que ya todos pueden ir a EU y van a ser regularizados, que todavía no hay una definición en lo concreto, es un lineamiento de política todavía, falta la aplicación de esa política, y decirles incluso que continúan las deportaciones como se daban en el gobierno anterior, en el mismo número, porque no se puede modificar una política migratoria de un día para otro”, expuso.

Apenas ayer miércoles, funcionarios de la Casa Blanca resaltaron que la política de frenar a los migrantes en México para evitar la propagación de Covid-19 del gobierno de Trump se mantiene vigente mientras el nuevo gobierno de Estados Unidos implementa su sistema de procesamiento de asilos humanos.

Por ello, explicó que se ha pedido al presidente Biden que apoye con inversiones a los países centroamericanos y al sureste de México para que haya opciones de trabajo en los lugares de origen de los migrantes.

“Por eso también en el caso de México nosotros no podemos (…) que quieren que paremos las obras del Tren Maya, del Istmo, de la refinería de Dos Bocas, pues no va a haber fuentes de empleo”, lanzó.

Desde su llegada a la Casa Blanca, el pasado 20 de enero, Biden firmó al menos una decena de órdenes ejecutivas en materia migratoria con medidas como permitir la reunificación de familias separadas por las políticas migratorias del gobierno anterior, así como la opción para naturalizar a alrededor de 11 millones de personas, y la reanudación del programa de asilo.

Al respecto del asesinato violento de una veintena de migrantes en su mayoría guatemaltecos en Tamaulipas a inicios del año, López Obrador resaltó que esa entidad es la zona más violenta de la frontera norte del país.

“En la frontera, Tamaulipas es la zona más violenta, de mayores enfrentamientos entre bandas de delincuentes y también enfrentamientos entre delincuentes y policías y militares, esa franja fronteriza, estamos ahí constantemente el ejército, vigilando, se ha avanzado pero es muy conflictiva esa frontera”, sostuvo el mandatario.

Con información de Forbes.