Durante el primer mes del 2021, la confianza de los empresarios mexicanos de los sectores de manufacturas, construcción y comercio se mantuvieron moderados y a la espera de los programas de reactivación económica.

Aunque poco a poco la confianza empresarial se ha ido recuperando, todavía está muy por dejao de los niveles previos a la pandemia de coronavirus.

En el sector manufacturero y en la construcción la confianza empresarial escaló apenas 0.1 puntos respecto del último mes del año pasado, de acuerdo con cifras de la Encuesta Mensual de Opinión Empresarial (EMOE) del INEGI.

Por su parte, los empresarios en el sector comercio se mostraron ligeramente más optimistas con un alza de 0.6 puntos en su nivel de confianza.

Los rubros que más preocupan a los empresarios mexicanos son la posibilidad de que existan condiciones adecuadas para invertir y la situación actual de la economía.

Por su parte, el rubro mejor evaluado es el de las expectativas futuras para la economía de sus empresas.

La pandemia provocó incertidumbre en el ámbito de negocios, durante abril y mayo se tocaron los niveles mínimos históricos de confianza empresarial, que todavía no logran recuperarse. En el análisis anual la confianza de los empresarios en la economía siguen en terreno negativo: dentro del sector del comercio se  presenta una caída de 5.2 por ciento, mientras que en la industria manufacturera y la construcción las contracciones son de 4.0 y 3.4 por ciento respectivamente.

Las expectativas de los empresarios recuperan terreno conforme se la reapertura de actividades y operaciones. En este primer mes del 2021 los empresarios manufactureros se mostraron más optimistas respecto de su producción total, de la utilización de la capacidad de planta y de sus inversiones de capital; por su parte, el rubro en el que tienen expectativas más bajas es el de incrementar el personal total ocupado dentro de sus empresas.

Por su parte, en la industria constructora los empresarios mantienen moderadas sus expectativas sobre aumentar el total de contratos y subcontratos, así como del valor de sus obras.

En contraparte, los empresarios del sector comercio se moretearon significativamente más moderados con sus expectativas sobre aumentar sus ventas y compras. En este sector incluso se mostraron retrocesos en las expectativas sobre los ingresos generados por el sector y en el personal total ocupado.

La reactivación paulatina en algunos rubros al mismo tiempo que acelera la emergencia sanitaria son factores que han complicado la recuperación; los empresarios se muestran más optimistas que cuando llegó la pandemia pero se mantienen moderados, especialmente con sus expectativas laborales.

Con información de El Economista.