A pesar del inicio de la vacunación contra el Covid-19, la pandemia y las restricciones de movilidad siguen afectando la confianza entre los mexicanos, de hecho el 42 por ciento de los consumidores cree que la situación económica empeorará y 35 por ciento considera que su gasto se verá afectado por la incertidumbre y el rebote de contagios, de acuerdo con un estudio de EY.

De acuerdo con el socio líder de Business Transformation de EY Latinoamérica Norte, Gilberto Lozano, el 40 por ciento de las personas consultadas considera que los contagios seguirán aumentando y el 25 por ciento dice que no cree que la situación mejore próximamente.

“Hay una correlación de qué tanto se pueda alargar esta infección con el tema vacunación, prácticamente el 70 por ciento la población declara que sí se quiere vacunar y un 19 por ciento adicional que probablemente lo evalúe, esto es un porcentaje relativamente alto”, aseguró.

El estudio revela que el 35 por ciento de los encuestados considera que su nivel de consumo se verá afectado en los próximos meses por la incertidumbre económica generada por el rebrote; sin embargo, el 30 por ciento de los mexicanos asegura que consumirá de la misma manera, mientras que un 18 por ciento se verá afectado por la “cuesta de enero”.

Además, el 42 por ciento percibe que la situación económica en México empeorará durante 2021, el 29 por ciento que mejorará y el otro 29 por ciento que se quedará igual; de hecho, únicamente el 7 por ciento de los consumidores mexicanos planea regresar pronto al estilo de vida precovid, debido al desarrollo de la vacuna.

No obstante, la percepción del consumidor ante su situación financiera indica un escenario ligeramente más optimista, en donde los segmentos más elegidos son gastar con prudencia, con 38 por ciento, así como mantener la calma y continuar, con 31 por ciento; mientras que los menos populares son ahorrar y almacenar, con 16 por ciento; seguir cortando gastos, 10 por ciento, y regresar a la normalidad, 5 por ciento.

“Los hábitos del consumidor han cambiado paralelamente al comportamiento de la crisis y seguirán cambiando. Por ello, las empresas deberán ser ágiles para identificar los cambios en la demanda del consumidor y ajustar la oferta de valor, además de adoptar modelos de negocio y operativos resilientes y flexibles a la constante volatilidad e incertidumbre”, señaló Lozano.

En este sentido, precisó que el 50 por ciento de los consumidores harán uso de medios digitales para hacer sus compras de manera híbrida y de manera digital el otro 30; además sus tendencias variarán con forme vaya cambiando y evolucionando la pandemia.

“Las empresas tiene que ser muy hábiles de adaptarse a esos diferentes momentos; ajustar sus estrategias y su salida al mercado a estos momentos de pensamiento”, precisó el especialista de EY Latinoamérica Norte.

De acuerdo con el estudio, las 3 categorías que planean consumir más las personas en los próximos meses son alimentos, belleza, cuidado personal y moda; en cuanto a la preferencia en el consumo de alimentos, las categorías más populares son saludables, naturales y locales.

Además, 77 por ciento considera que el atributo más importante al comprar un producto es la calidad, 57 por ciento, la accesibilidad; 47 por ciento, la disponibilidad de promociones y descuentos, y 37 por ciento, el impacto de los productos en el medioambiente.

En tanto, más del 70 por ciento de los consumidores encuestados parece no estar listo para regresar a realizar actividades como salir de viaje, ir al cine o al teatro, o bien, tomar un avión, ya que el 88 por ciento no planea regresar a gimnasios, ni asistir a eventos grandes en un 97 por ciento.

Por otro lado, el 47 por ciento de los encuestados planea visitar a amigos y familiares, el 40 por ciento ir a centros comerciales y el 37 por ciento a restaurantes.

Con información de Forbes.