El Comisionado en Jefe de la NFL, Roger Goodell, anunció que el Raymond James Stadium contará con 22 mil aficionados para la edición 55 del Super Bowl, de los cuales, 7 mil 500 serán trabajadores de la salud, que recibirán boletos gratis para asistir al evento como agradecimiento por su labor durante estos últimos meses.

Además, la NFL informó a través de un comunicado que la liga reconocerá el trabajo de todos los que han ayudado a enfrentar esta pandemia, que ha cobrado la vida de más de 400 mil estadounidenses, a través de diferentes momentos tanto en el estadio, como en la transmisión de televisión, sin dar mayores detalles.

Los 7 mil 500 trabajadores de la salud serán elegidos en conjunto por los 32 equipos que conforman la NFL, todos vacunados, por lo que se reduciría el riesgo de contagio de la enfermedad.

“Es una oportunidad para promover la importancia de la vacuna y las prácticas de salud adecuadas, como el uso de cubrebocas en lugares públicos, agregó la liga mediante el comunicado.

El estadio de Tampa Bay, Raymond James Stadium, sede de el Super Bowl LV, tiene una capacidad total de 65 mil 890 aficionados, pero por las medidas de salud, únicamente podrá albergar 22 mil personas, es decir, poco más del 30 por ciento de su capacidad.

El duelo que definirá al campeón de la liga se disputará entre los Kansas City Chiefs, representando a la Conferencia Americana, y los Tampa Bay Buccaneers, por parte de la Conferencia Nacional, siendo estos últimos el primer equipo en jugar un Super Bowl en su estadio en la historia de la NFL.