Ensenada, B.C.- El presidente del Consejo Coordinador Empresarial de Ensenada (CCEE) Orlando Fabiel López Acosta manifestó el temor del sector por el impacto que la ola de violencia tenga en la ya de por sí devastada economía de la población.

“Aún no sabemos qué va a pasar con la recuperación económica porque no hay un programa estructurado, consistente y suficiente del Gobierno Federal, de apoyo a las empresas afectadas por la pandemia del Covid-19, y ya tenemos encima la amenaza de posibles efectos negativo en las inversiones”, señaló el dirigente.

Lo más preocupante, refirió, es que en vez de que los indicadores de delitos de alto impacto disminuyan, siguen al alza y las autoridades no atinan a establecer una estrategia clara y precisa que permita atajar al crimen organizado y sus nocivos efectos no solo en la economía, sino en la tranquilidad de la sociedad en su conjunto.

Orlando López Acosta criticó que el gobierno federal haya retirado el Fondo de Fortalecimiento a la Seguridad (FORTASEG) que entregaba a estados y municipios para invertir ese dinero en la Guardia Nacional, con lo que le quitó capacidad al Estado y al gobierno municipal para hacer frente a las tareas de prevención, sin que esa debilidad fuera suplida por un mejor resultado por parte de la federación.

A pesar de que las aportaciones del FORTASEG federales han venido disminuyendo año con año: en 2019, el estado recibió 134 millones de pesos y el municipio de Ensenada 20 millones 307 mil pesos, que, aunque insuficientes, significaban un apoyo para la adquisición de tecnologías, infraestructura y equipamiento de apoyo a la operación policial, sin embargo, eso ya no existe, indicó.

Es claro, precisó, como en la medida que disminuye el gasto en seguridad publica en estado y municipios, el crimen se incrementa, la prueba está en los números: las aportaciones de 2012 sumaron 87 mdp; en 2015, 68 mdp; 2016, 58 mdp; 2017, 48.8 mdp; 2018, 46.3 mdp; en 2019 con el nuevo gobierno cayó a 19.7 mdp, en 2020, 20.3 mdp; y para este año 0 pesos.

“Vemos con tristeza y preocupación cómo se desatiende el problema y se deja que las bandas delincuenciales se sigan matando entre ellos y en medio la población sufriendo el peligro de caer en el fuego cruzado o como víctimas colaterales, ya sea por el fuego o por el incremento en las adicciones que, aunque más lentamente, mata muchos jóvenes”, expresó.

López Acosta advirtió que la violencia tiene efectos reales en el ánimo de los inversionistas, más en éstos momentos en que están evaluando factores sanitarios y de seguridad para determinar en donde llevan a cabo sus proyectos, muchos de ellos detenidos por la pandemia del Covid-19.

El presidente del Consejo Coordinador Empresarial de Ensenada lanzó un llamado a las autoridades federales, estatales y municipales a ir más allá de declaraciones y conferencias de prensa y que en vez de contar muertes, mejor las eviten y cumplan con su responsabilidad jurídica de devolver la paz y la calma a la población.

No podremos iniciar una etapa de recuperación económica, aunque todos estemos vacunados, si antes no se resuelve la ola violenta, sentenció el líder empresarial.