Hace unos días, recordaba la marcha histórica que se realizó en enero de 2017 en donde cerca de 50 mil mexicalenses participamos de forma pacífica bajo un objetivo común; protestar contra medidas que iban en contra de nuestros derechos y que gracias a la unión de la sociedad, el Gobierno dio marcha atrás, abrogando la Ley del Agua y diversos incrementos en cobros estatales y federales.

No cabe duda que los mexicalenses en ese momento, nos sentimos orgullosos de las muestras de civilidad que dimos, al expresar nuestra inconformidad ante aquello que sentimos que estaba mal y que nos afectaba.

Como pocas veces en Mexicali, se respiró un aire de unidad que sin duda nos motivó a todos para seguir trabajando, cada uno desde nuestra trinchera, para seguir levantando la voz y exigir un alto a todo aquello que nos lacera, nos divide y nos golpea como comunidad.

Sin embargo, vemos con mucha preocupación que esta energía ciudadana ha venido disminuyendo y ha tomado en los últimos años un rumbo distinto y que dentro de las muchas y muy justas demandas, hemos empezado a distorsionar aquello por lo que hemos trabajado juntos durante muchos años, como por ejemplo valorar por el bien de todos, la creación de más y mejores empresas, apoyos a emprendedores, la atracción de inversiones tanto nacionales como extranjeras, que nos han traído siempre grandes beneficios y en las cuales hemos sustentado nuestro desarrollo económico y el bienestar de nuestras familias.

Y lanzo un par de preguntas a los lectores: ¿Qué pasaría si en Mexicali no hubiera industria? ¿De qué dependería nuestra reactivación económica si en su momento no hubiéramos definido y mantenido una vocación industrial en la cual sustentar nuestro desarrollo?

Dos simples preguntas, sin duda, pero de gran significado, solo por mencionar un dato importante que nos puede dar una idea del porque la industria es tan necesaria y yo diría,  hasta indispensable para nuestra economía.

En CANACINTRA Mexicali, están asociadas cerca de 700 empresas, de diversos tamaños, que emplean a más de 50 mil trabajadores directos y si consideramos que por cada trabajador dependen un promedio de 4 personas, estaríamos hablando de alrededor  de 200 mil personas que dependen de la actividad industrial de nuestra ciudad.

Además de los empleos generados directos e indirectos, la demanda  de bienes y servicios, el pago de impuestos, la capacitación al personal que labora en la industria, la transferencia de tecnología, etc., convierten a la  industria en Mexicali en un verdadero multiplicador de beneficios.

Sin lugar a dudas, la industria es el sector más importante en donde basamos el Desarrollo Económico de Mexicali y el futuro de nuestras familias.

Reflexión final:

Mexicali es una comunidad que nació y definió desde hace muchos años su vocación industrial, y nos hemos caracterizado, a diferencia de otras partes del país, como una región lista para arropar nuevos proyectos industriales, porque entendemos los grandes beneficios que generan y que nunca debemos de olvidar; generación de empleos directos e indirectos, proveeduría local, transferencia de tecnología, capacitación para nuestros trabajadores y directivos, pago de impuestos municipales, estatales, pago de energía eléctrica, agua, transporte, derrama económica en hoteles, restaurantes, hospitales, comercio, gasolineras, renta de automóviles, desarrollo inmobiliario, y particularmente en la construcción de naves industriales y vivienda para trabajadores, centros de entretenimiento, generación de divisas que se traen al país y que ayudan al tipo de cambio tan importante para nosotros en frontera, desarrollo de infraestructura en apoyo a la comunidad, entre muchos otros.

Por esta razón, considero que en estos momentos difíciles y complicados derivados de esta terrible pandemia, es trascendental para nuestra región no perder el rumbo y mantenernos unidos como sociedad; no permitamos que nos sigan dividiendo bajo posiciones políticas maniqueas que solo benefician a ciertos grupos.

Si la visión de los mexicalenses sobre la importancia del desarrollo económico e industrial como base para lograr mejor calidad de vida para todos, no es compartida por quienes deben de apoyar con políticas publicas el desarrollo y mostrar empatía hacia quien invierte y genera empleos, no tendremos más remedio que buscar ese acercamiento con nuestros vecinos del norte, quienes hoy inician una nueva era con un gobierno dispuesto a apoyar y entiende la importancia de la industria para hacer frente a cualquier eventualidad que pudiera afectarles su desarrollo económico.

Solo unidos como sociedad, podremos sortear esta crisis.

Lic. Alberto Sánchez Torres
Presidente CANACINTRA MEXICALI