El año que apenas comienza le deparará a criptomoneda bitcoin la misma suerte que la fiebre del oro en Estados Unidos, que comenzó en el año 1849, de acuerdo con miembros de la industria que se reunieron a debatir el panorama de lo que en México la regulación reconoce como activos virtuales durante el CES 2021, la feria de tecnologías de consumo más grande del planeta que en esta edición se llevó a cabo de forma virtual.    

“2021 va a ser la fiebre del oro de 1849 para el sector de las criptomonedas y el bitcoin. Va a ser uno de los años más importantes y me gustaría ver a Satoshi Nakamoto (creador del protocolo que da sustento a bitcoin) ganar un premio Nobel”, dijo Matthew Roszak, cofundador y presidente de Bloq, compañía que ofrece servicios empresariales de infraestructura blockchain.     

La fiebre del oro hace referencia a la migración de alrededor de 300 mil personas a partir del descubrimiento, en 1849, de vetas de oro en el estado de California, cuyo dominio recién había sido transferido de México a Estados Unidos.

Para Catherine Coley, directora ejecutiva del exchange Binance en Estados Unidos, en la última década, Estados Unidos ha sufrido una carencia de puntos de acceso a las criptomonedas. Debido a las dificultades de la regulación, las personas pensaban que era mejor salir al extranjero, hacer negocios fuera de Estados Unidos. 

“Este vacío dejó a los estadounidenses con pocas posibilidades de acceder a la mejor tecnología para trading, facilitar el acceso y comisiones bajas”, dijo Coley. 

Esta carencia de una regulación clara de los activos virtuales en Estados Unidos se ha visto reducida en años recientes, sobre todo a nivel estatal. En particular, el estado de Wyoming ha aprobado una serie de 13 leyes relativas al blockchain y a los activos virtuales que, entre otras cosas, reconoce los derechos de propiedad de activos virtuales de todo tipo; autoriza un nuevo tipo de institución de depósito validada por el Estado para proporcionar servicios bancarios básicos a blockchain y otras empresas, y autoriza al primer custodio calificado de activos virtuales que es un banco.

Este banco es Avanti Bank and Trust, cuya fundadora y directora ejecutiva, Caitlin Long, cree que dado que la mayoría de las personas tienen su riqueza almacenada en el sistema financiero tradicional, son necesarios puentes que conecten a ese sector con el de los activos virtuales o las criptomonedas.   

“Lo que nosotros hicimos en Wyoming fue algo muy simple, algo que yo llamo la capa de protocolo del sistema legal. Necesitábamos esa capa legal para mantenernos competitivos con bitcoin”, dijo Long. 

De acuerdo con la banquera de activos virtuales, esta capa legal es necesaria ya que pese a que la mayoría de quienes están transaccionando actualmente con bitcoin están dispuestos a asumir algo de riesgo; los grandes gestores de activos, en especial, los administradores de pensiones y las fundaciones, que tienen cierta responsabilidad con sus usuarios para no asumir tanto riesgo, no van a poder aprovechar las ventajas que sí tuvieron quienes adoptaron los activos virtuales de forma temprana. “Así que supimos que necesitábamos una estructura legal”, dijo.             

En esto coincidió Roszak, quien añadió que desde hace varios años era común escuchar en el sector de las criptomonedas que “las instituciones se acercan”. No obstante, según el directivo de Bloq, para que estas instituciones pudieran participar en el mercado, requerían de una mejor regulación, reglas para su custodia, un plan tributario y una estrategia de trading, y ahora todas estas necesidades están ahí de forma inicial.

“La infraestructura fue la pieza clave, la narrativa es lo que viene ahora: la narrativa que estas instituciones están manejando para convencer a sus comités de inversión y sus juntas de administración se está convirtiendo en algo muy poderoso”, dijo.

En los meses recientes, grandes inversionistas, compañías y administradores de fondos han volteado a ver a bitcoin como una alternativa para almacenar valor. Stanley DrackenMiller, Paul Tudor Jones, Michael Saylor y Slack están entre las compañías que han invertido en bitcoin parte de sus activos. Además, la compañía de medios de pago PayPal ahora permite adquirir bitcoins y comprar productos con ellos en los negocios conectados a su red.

En México, los activos virtuales están regulados por la Ley para Regular a las Instituciones de Tecnología Financiera o Ley Fintech, según la cual tanto estas entidades como los bancos tradicionales sólo pueden realizar operaciones con este tipo de activos de forma interna y no con el público general. Esta es la razón principal por la que el exchange de criptomonedas mexicano Bitso tuvo que crear una empresa particular que es la que ahora opera las transacciones de Bitso de cara al público general.

Con información de El Economista.