Por Daniel Ibarra

Mexicali,B.C.- Ante la entrada en vigor de la reforma a la Ley Federal de Trabajo, es necesario reconocer que áreas sufrirán cambios y reestructuraciones, así lo expresó Mariano Esparza Molina, Director Jurídico de ERIBAC.

Uno de los puntos más mencionados de la reforma es el de asumir los costos derivados del trabajo a través de la modalidad de teletrabajo, incluyendo, en su caso, el pago de servicios de telecomunicación y la parte proporcional de electricidad. Al respecto, Esparza Molina refirió que es prioritario asumir la realidad de estos nuevos cobros, y buscar el método adecuado para afrontarlos.

“Tenemos que sobrepasar el shock de pagarle al empleado por la luz o por el internet, lo tenemos que contemplar como un pago extraordinario. Con algunos clientes se ha analizado el pagar un bono, para aplicar para el efecto de hacerlo deducible”, agregó.

Ante la incertidumbre de cuál será la unidad de medida para determinar los proporcionales de pago por electricidad y telecomunicaciones, el Director Jurídico de ERIBAC mencionó que se deberá analizar y estudiar los montos específicos, y que incluso se puede llegar a un acuerdo con el que el empleado esté conforme.

“Quizás sea conveniente determinar un monto específico en nuestra empresa, basado en algún estudio medible y confiable, al final de cuentas, la ley nos permite negociar entre empleado y empleador”, refirió.

Los patrones también tendrán como obligación proporcionar, instalar y encargarse del mantenimiento de los equipos necesarios para el teletrabajo como equipo de cómputo, sillas ergonómicas, impresoras, entre otros. Esparza Molina recomendó un control estricto de entrega de equipo y de mantenimiento al mismo, con el fin de contar con documentación que acredite el cumplimiento de este punto.

“Deberemos de llevar un control de todos aquellos insumos que le proporcionamos al trabajador, con intención de reflejar el cumplimiento de parte de nosotros, y de parte del trabajador, que compruebe que recibió dichos insumos”, agregó.

Mariano Esparza recordó que para que la modalidad de empleo sea considerada como teletrabajo, al menos el 40 por ciento de la jornada laboral semanal del empleado debe ser virtual.