Tijuana, B.C.- La industria requiere de verdaderos incentivos para poder sortear las secuelas económicas que ha dejado la pandemia por el Covid-19, así como el generar políticas públicas que generen mayor certidumbre a las inversiones.

Así lo enfatizó el presidente de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (CANACINTRA) en Tijuana, Francisco Rubio Rangel, al señalar que el 2020 fue un año de retos en todos los sentidos.

Antes de la pandemia, México ya venía de un escenario de recesión económica que el mismo presidente Andrés Manuel López Obrador se negaba a aceptar, y que arrojaba un crecimiento económico cero, el cual fue provocado desde 2019, producto de malas decisiones económicas, como lo fue la cancelación de inversiones equivalentes al 15 por ciento del PIB, resaltó el dirigente.

El impacto de la pandemia en la economía de México, apuntó, provocará una contracción de 10.5 por ciento en el PIB durante el 2020, según estimaciones del Fondo Monetario Internacional (FMI), además que se habrán perdido 12.5 millones de empleos.

Aunado a lo anterior, el Gobierno Federal no está mandando señales claras a los mercados financieros, además de que continúa con una política de cero apoyos a las empresas, al dificultar la operación de las empresas IMMEX, aseguró Francisco Rangel.

El líder industrial se refirió a situaciones como una mayor lentitud en la devolución de IVA a las empresas, además de cerrar el paso a inversiones millonarias ya programadas en el país, las cuales se echan por tierra en virtud de encuestas ciudadanas.

A pesar de este contexto tan complicado, agregó el presidente de la CANACINTRA Tijuana, después de la recesión en la industria manufacturera a consecuencia de las restricciones por la pandemia, durante julio del 2020 las compañías lograron una recuperación del empleo.

Indicó que tan solo en septiembre de 2020 se generaron en Tijuana 13 mil 478 nuevos puestos de trabajo, de acuerdo con datos de la Secretaría de Desarrollo Económico de Tijuana (SEDETI).

Baja California y, particularmente Tijuana, es la ciudad que mayor número de establecimientos IMMEX de manufactura alberga, pues contamos con el 11.5 por ciento de las maquiladoras que existen a nivel nacional, las cuales generan más de 225 mil fuentes de empleo, lo cual equivale al 8.7 por ciento del total del personal ocupado por empresas IMMEX en el país, destacó el dirigente.

Finalmente, Rubio Rangel reiteró que, ante la importancia que reviste el sector industrial, es necesario que el gobierno de los tres niveles contribuya con políticas públicas que incentiven la economía, de manera que el 2021 se proyecte con mejores perspectivas.