Amigos lectores:

Es motivo de satisfacción para un servidor y para quienes integramos la Mesa, Consejo Directivo y todos los asociados que conforman la gran familia CANACINTRA Mexicali, poder saludarlos a través de este espacio, que funge como una herramienta más de comunicación, que nos permite continuar en contacto permanente con ustedes.

Hace algunos días iniciamos con un nuevo año, el 2021, dejando atrás 12 meses muy difíciles, de grandes vicisitudes y que marcará un antes y un después en la historia de la humanidad.

El 2020, vino a transformar nuestra cotidianidad, nos obligó a pensar diferente y valorar muchas cosas simples y sencillas que habíamos olvidado y que hoy atesoramos y les damos la valía que merecen.

Sin duda, todo lo sucedido en el 2020, pero, sobre todo, la pérdida de muchas personas, familiares, amigos, conocidos, nos enseñaron una cosa; atesorar la vida.

Llega el 2021 y con él renace la esperanza de poder resurgir para tener algo mejor para nuestras familias y para quienes comparten con nosotros la responsabilidad y la satisfacción de ser empresarios.

No quería iniciar este espacio editorial sin hacer esta primera reflexión, porque considero que esa mentalidad deberá ser la base que nos permita trabajar para que el día de mañana, nuestro entorno, sea mejor en todos los sendos y podamos seguir avanzando como sociedad.

Nuestra economía, sin duda, seguirá sufriendo este 2021, derivado de una pandemia que no hemos sabido controlar y lejos de que ésta termine, pareciera no tener fin y lo único que se vislumbra como una esperanza, es la posibilidad de una vacuna capaz de acabar con esta terrible pesadilla.

Nuestra editorial para este día lo voy a dedicar a la necesidad que tenemos los empresarios de Baja California, pero principalmente los de Mexicali, de estar unidos, fortalecidos como sector y dispuestos a trabajar en bloque con objetivos claros y definidos que eviten desviaciones para poder alcanzar nuestras metas propuestas.

Nuestras empresas, sobre todo, aquellas que son la base fundamental de nuestra economía, como las micro, pequeñas y medianas, siguen sufriendo por falta de liquidez y conforman el grupo más vulnerable, junto con los sectores de servicios, como el gastronómico, turístico, entretenimiento, etc.

El escenario, pues, luce para este 2021, complicado, de incertidumbre y en donde muy probablemente se habrá de acentuar el desempleo trayendo consigo un desorden social que esperamos no llegue a convertirse en una situación fuera de control que ponga en riesgo la estabilidad del país.

Pero la pregunta es ¿Qué debemos de hacer los empresarios Mexicalenses?

A todas luces no hay manera que durante y después de esta crisis económica derivada de esta emergencia sanitaria, esperemos que todo vuelva a la normalidad como si no hubiera pasado nada.

Nuestra opinión, es que todas las crisis mundiales, esta también será pasajera, pero lo más importante es que para seguir afrontándola con entereza tenemos que regresar a los principios básicos del empresariado Mexicalense, y a lo que siempre nos ha dado resultado cuando las crisis nos agobian y que parece que no hay salida;

es decir, regresar a la

GRAN UNIÓN; AL GRAN PACTO Y ALIANZA EMPRESARIAL DE MEXICALI.

En donde la fuerza de la palabra “TODOS” nos motiva a sumarnos al trabajo coordinado.

En donde la gran definición de los objetivos nos convoca a sumar voluntades y dejar los egos y los intereses personales o de grupo a un lado.

A cumplir a cabalidad los valores que distinguen a los empresarios mexicalenses;

Institucionalidad
Humildad

Honestidad
Lealtad
Compromiso
Honradez

Pero, sobre todo, al valor de la SOLIDARIDAD inquebrantable de los empresarios con nuestra gente, con nuestra comunidad y con nuestro sector.

Y finalmente; es necesario mantener firmemente la fortaleza del empresariado a través de nuestros organismos empresariales como soporte al cumplimiento de todos los objetivos que nos tracemos y como forma de organización empresarial, pero siempre, manteniendo una institucionalidad y transparencia de que las organizaciones empresariales, de la índole que éstas fuesen, deberán ser siempre sustentadas económicamente con recursos provenientes, exclusivamente y sin pretexto alguno, del Sector Empresarial y no del Gobierno.

ESTO DEBERÁ SER EL GRAN RETO DE LOS EMPRESARIOS DE MEXICALI PARA ESTE 2021.

Lic. Alberto Sánchez Torres
PRESIDENTE CANACINTRA MEXICAL