Los permisos de generación eléctrica para los participantes privados de la industria fueron prácticamente congelados durante 2020.

La Comisión Reguladora de Energía (CRE), el regulador del mercado eléctrico, sólo otorgó 18 nuevos permisos de generación eléctrica durante 2020, tres de ellos para la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

La cifra de autorizaciones otorgadas a compañías privadas durante el año pasado es 75 por ciento inferior a la registrada durante 2019, cuando el regulador eléctrico aprobó 71 nuevas solicitudes para generar electricidad a compañías distintas a la CFE, de acuerdo con las actas de las sesiones del regulador.

La ausencia de nuevos permisos no se debe a la falta de solicitudes por parte de las empresas. De acuerdo con registros del regulador, de mayo a octubre pasado la CRE recibió 99 solicitudes de compañías privadas y de CFE para generar electricidad, sólo siete de estos fueron resueltos.

Si bien la ralentización en el procesamiento de solicitudes se profundizó durante este año, desde octubre de 2019 el órgano de gobierno de la CRE redujo el número de autorizaciones aprobadas.

Como ejemplo, en 2018 y 2017 la Comisión otorgó 88 y 97 nuevos permisos a compañías privadas, respectivamente.

La administración federal actual ha acusado en diversas ocasiones que durante el sexenio pasado se otorgaron permisos de generación en exceso –muchos de estos para la puesta en marcha de centrales renovables–, lo que ha puesto en riesgo la confiabilidad del sistema eléctrico nacional y ha quitado fuerza de mercado a la empresa eléctrica nacional, según argumentan.

La ausencia de nuevos permisos coincide con la paralización de algunas actividades de la administración federal por la emergencia sanitaria –de marzo a septiembre la CRE no aprobó ninguna autorización–.

Pero fuentes del sector apuntan que esta decisión está más relacionada con la política energética impulsada desde el gobierno federal para devolver a la Comisión Federal de Electricidad su protagonismo en la generación eléctrica, una actividad en la que perdió exclusividad con la reforma energética.

La titular de la secretaría de Energía, Rocío Nahle, ha argumentado que la administración federal busca poner orden en el mercado eléctrico y en el de venta de gasolinas, por lo cual la CRE –un organismo técnicamente independiente– ha pausado algunas de las actividades al respecto.

Fuentes dentro de la Comisión Reguladora de Energía que pidieron el anonimato aseguran que al interior del organismo existe la orden indefinida de pausar nuevos permisos de generación a compañías distintas a la dirigida por Manuel Bartlett.

Lo anterior coincide con el memorándum enviado en julio pasado por el presidente a los reguladores en la materia, a quienes les solicita abstenerse de dar nuevas autorizaciones a participantes privados que puedan quitar mercado a las dos empresas estatales, CFE y PEMEX.

Con información de Revista Expansión.