Qatar inauguró este viernes un nuevo estadio terminado de cara al Mundial 2022, con sus gradas ocupadas a la mitad, por 20 mil espectadores, que antes tuvieron que dar negativo en test de detección del nuevo coronavirus.

La inauguración del estadio en Al Rayyan, a 24 kilómetros al oeste de la capital Doha, supuso una de las mayores aglomeraciones de personas en torno a un evento deportivo desde el inicio de la crisis sanitaria.

El estadio para 40 mil espectadores, que acogerá siete partidos hasta octavos de final durante el Mundial 2022, organizado en este emirato del Golfo, acogió la final de la Copa el Emir, una competición local, en la que el Al Sadd, club que entrena el español Xavi Hernández, venció 2-1 ante el Al Arabi.

Entre los espectadores estaba el emir Tamim Ben Hamad Al Thani y el presidente de la FIFA, Gianni Infantino.

Pese a las reglas estrictas en el interior del estadio, con el uso obligatorio de mascarillas, la asignación de asientos y la prohibición de comer, la distancia social no fue siempre respetada.

Miles de aficionados, de ellos varios sin mascarilla, se reunieron alrededor de un escenario para ver espectáculos de breakdance o de estilo Bollywood.

Qatar ha ido aumentando progresivamente el número de hinchas autorizados en los estadios, yendo hasta el 30 por ciento del aforo durante su campeonato Qatar Stars League.

Con información de Medio Tiempo.