Mexicali, B. C.- La diputada Eva Gricelda Rodríguez propuso ante el Pleno del Congreso solicitarle al titular de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) Francisco Ricardo Sheffield Padilla, que se reabra en esta capital una oficina de este organismo público en beneficio de los derechos del consumidor de Mexicali.

La iniciativa fue expuesta durante la reciente sesión ordinaria virtual, que se celebró con la diputada Julia Andrea González Quiroz como presidenta de la Mesa Directiva de la XXIII Legislatura,

La inicialista hizo su proposición de acuerdo económico y solicitó la aprobación con dispensa de trámite, con la finalidad de que la directiva del Congreso local exhorte al titular de la procuraduría federal del consumidor (Profeco) para que gestione y lleve a cabo las medidas necesarias para que se reabra en Mexicali una oficina de la citada dependencia.

Eva Rodríguez recordó que hasta el 8 de julio de 2019, en la entidad, la atención de quejas y demás funciones propias de la institución se realizaba, además de en la ciudad de Tijuana, en la oficina de PROFECO instalada en el municipio de Mexicali.

Sin embargo, subrayó, a partir del 9 de julio del año citado dejó de funcionar en esta ciudad, para permanecer en funciones solamente en la ciudad de Tijuana, “lo cual afectó directamente a las y los consumidores de la capital del Estado, que en ejercicio de sus derechos acudían a esta institución a plantear sus quejas con relación a un bien, producto o servicio respecto al cual existía alguna inconformidad, así como impactó las actividades de verificación o vigilancia a cargo de los inspectores de Profeco, para salvaguardar los derechos de las y los consumidores”.

En ese tenor, abundó que es claro que la medida trascendió desfavorablemente en cuanto a la celeridad en la prestación del servicio público que brindaba dicha institución en beneficio de los derechos de las y los consumidores de la entidad, pues al permanecer solamente la oficina de Tijuana, la carga laboral de Mexicali se concentró y acumuló en aquella ciudad.

Como consecuencia de lo anterior expuso, la recepción de quejas, substanciación de procedimientos conciliatorios y actividades de inspección devino más gravosa, por un lado, en términos del traslado que tuvieron que comenzar a hacer quienes pretendían presentar una queja, y por el otro, atendiendo a la temporalidad para la celebración de audiencias y diligencias, así como en la actividad de vigilancia a los establecimientos de Mexicali y de la entidad en general, por parte de los verificadores de Profeco.

Ante esta situación que ha provocado muchas quejas, la diputada solicitó, y obtuvo, el respaldo de sus compañeros diputados, por lo que se acordó que la Directiva del Congreso local se dirija ante el funcionario federal para solicitar su intervención.