La falta de apoyo financiero por parte del gobierno mexicano provocó una “dislocación en el mercado”, derivada de la reducción en el número de flota de aerolíneas como Interjet y Aeroméxico. Esto permitió que Volaris capitalizara la crisis e incrementara su participación en los mercados domésticos e internacionales, señaló Enrique Beltranena, director general de la aerolínea de bajo costo. 

Durante su participación en los foros realizados por la consultora australiana CAPA, Beltranena señaló que la falta de apoyo financiero del gobierno mexicano agravó la crisis financiera que algunas aerolíneas ya tenían desde el año pasado. Esto provocará una reducción de hasta el 34 por ciento en la capacidad aérea, medida con el número de aviones que han salido —y saldrán— del mercado aéreo mexicano. 

En particular, Beltranena se refirió a Interjet, con la pérdida de su flota de aviones Airbus (66 unidades) y Aeroméxico, que a la fecha, ha rechazado los contratos de arrendamiento de 19 aeronaves, pero podría incrementar este número, hasta 39 —según las estimaciones de Beltranena— en los próximos meses como parte de su reorganización financiera bajo el Capítulo 11 de la Ley de Quiebras de Estados Unidos. 

“Somos una empresa que nació apenas hace 14 años y ahora tenemos el 14 por ciento del mercado aéreo doméstico en México y el 19 por ciento del mercado internacional”, aseveró Beltranena, señalando que la recuperación de Volaris ha sido mejor de lo esperada en los últimos meses. 

La aerolínea de ultra bajo costo terminó septiembre con una capacidad al 84 por ciento de lo que ofertaba en 2019; Volaris planea terminar octubre al 88 u 89 por ciento de su capacidad y Beltranena estima alcanzar niveles del 95 por ciento para diciembre de 2020. 

“Sin embargo, somos una industria cíclica y para nosotros, los meses de febrero y marzo son temporada baja. Son nuestros juegos del hambre. Pero creemos que, si la situación se mantiene, para el verano de 2021, podríamos estar al 100 por ciento de nuestra capacidad que teníamos en 2019”, argumentó Beltranena. 

Volaris ha podido incrementar su capacidad y el número de operaciones gracias a una fuerte estrategia de marketing, atrayendo a los viajeros que tradicionalmente se transportan en autobuses hacia sus aviones. Sin embargo, ésta es sólo una de las partes de la ecuación. 

La aerolínea también renegoció con sus acreedores lo que le permitió bajar aún más sus costos unitarios (previo a la pandemia, ya era la segunda línea a nivel mundial con los costos unitarios más bajos). En tercer lugar, Volaris incrementó sus ganancias complementarias: en el segundo trimestre, representaron más del 40 por ciento de todos sus ingresos. 

“La combinación de costos unitarios muy bajos, con tarifas bajas y mejores ganancias complementarias harán que sea muy difícil competir con nosotros”, indicó Beltranena. 

Finalmente, acerca de la capitalización por 3.5 mil millones de pesos que fue aprobada en una asamblea general extraordinaria de accionistas el pasado 18 de septiembre, Beltranena señaló que es una herramienta que tienen disponible, pero que todavía no utilizan. 

“Si la situación se mantiene como está ahora, la compañía cree que podremos sobrevivir sin tener que llevar a cabo esta transacción en el futuro cercano”, dijo.

Con información de A21.