Ensenada, B.C.-El sector pesquero aplaudió el anuncio de una inversión de poco más de 40 mil millones de pesos en el Centro Energético La Jovita, que compromete un porcentaje de proveeduría local, como alternativa para salir rápidamente de la crisis económica que vive la región y el mundo.

Ragnar Gutiérrez, empresario y consejero del sector pesquero en el Consejo Coordinador Empresarial de Ensenada, informó que, si bien el sector registra una leve mejoría por la apertura de los mercados mundiales, todavía el proceso es lento e impacta en el mantenimiento de la industria.

“El mercado nacional sigue colapsado por restaurantes y hoteles cerrados, pescado y marisco se va al sector turístico nacional”, expresó el también tesorero de la Cámara Nacional de la Industria de Transformación.

Sin embargo, adelantó que Ensenada está por vivir una nueva etapa como potencia en el área energética, en el centro energético la Jovita, por el proyecto de inversión en Energía Costa Azul.

“Tenemos ese gran proyecto que se quiere establecer y sigue que no avanza, pero sería una pérdida enorme para la ciudad porque proyectos como estos no hay todos los días, de miles de millones de dólares, empleos”, dijo.

Esta empresa, añadió, es socialmente responsable y ha apoyado en gran medida a Ensenada, tiene una fundación para apoyar a diferentes causas con recursos considerables, además de que se está comprometiendo a que cierto porcentaje sería para proveeduría local.

“Creo que es algo que se debería de exigir a todas las empresas que se establecieran en esta zona que un porcentaje representativo de su proveeduría sea local”, exhortó

Gutiérrez indicó que el proyecto de la empresa Energía Costa Azul que almacena y transporta gas natural, generará proveeduría especializada que se desarrolla y genera cadena de valor, de gran impacto en la región.

“Es algo que tenemos que aplaudir y apoyar, hay que abrirle los brazos como ensenadenses a que se vengan más empresas de esas”.

Con este tipo de inversiones, detona el desarrollo e involucra a las universidades y técnicos enfocados a las ramas que están en proceso.

El norte de la ciudad, anticipó, tiene gran potencial industrial. “Con esta pandemia que nos pegó en salud como en economía, lo que requerimos es empleo, trabajo, que circule dinero en la ciudad y estas empresas de energía traen a otras inversiones”.

Se trata, dijo, de la suma de aspectos positivos, porque Ensenada cuenta con la capacidad de la gente, la materia prima.

“Aquí lo importante es que se den las condiciones para traer a las industrias. En particular, porque la existencia de energía es un punto más en la tracción de nuevas empresas, que pueden ser de la industria pesquera o de otro tipo lo que lleva a aprovechar el complejo energético de La Jovita”, concluyó.