El presidente Andrés Manuel López Obrador anticipó que en caso de que no se logre fortalecer a PEMEX y a la Comisión Federal de Electricidad (CFE) dentro del marco legal vigente, propondrá el próximo año una nueva reforma energética a mediados del 2021 una vez concluidas las elecciones.

Se planea respetar los contratos con la iniciativa privada y llegar a nuevos acuerdos y se buscaría el beneficio principalmente para las empresas estatales.

López Obrador mencionó que no busca que se privatice el sector energético puesto que «no tendremos una independencia económica si no tenemos independencia en nuestros energéticos y no se podrá garantizar una soberanía como país independiente».

Buscaría darle prioridad al sector público sin descartar al sector privado. Recordó que en su proceso de campaña una de sus propuestas era reformar este sector si no mejoraban las condiciones de CFE y PEMEX al cumplir su tercer año de gobierno.

Fuente: Revoluciontrespuntocero.mx