Más de 3000 trabajadores de la salud en el mundo han perdido la vida a causa del COVID-19 de acuerdo con el informe emitido por Amnistía Internacional.

México ocupa el primer lugar en el número estimado de trabajadores de la salud que han muerto por COVID-19, con 1,320 defunciones, Estados Unidos se sitúa en el segundo lugar con 1,077 muertes, y Reino Unido el tercero con 649 defunciones.