La emisión de gases de efecto invernadero en México ha aumentado gradualmente desde 1995 hasta 2010, de acuerdo a la OCDE. La emisión en 1995 fue de 5,159 kg. per cápita, mientras que en 2010 aumentó a 6,139 kg. per cápita.