Tijuana, B.C.- Con el objetivo de analizar la situación de los empleados considerados vulnerables ante la contingencia sanitaria, la Asociación de Recursos Humanos de la Industria de Tijuana (Arhitac) llevó a cabo el foro «Nuevos criterios para grupos vulnerables».

Heriberto Galindo Aguirre, presidente de Arhitac, refirió que por casi una década, las empresas han tratado de ser cada vez más incluyentes, pero a raíz de la pandemia, se han sacudido esas iniciativas que venían implementando como empresas responsables.

Para ello, uno de los ponentes en el foro, Carlos Martín del Campo, expuso los resultados de una encuesta para saber cuáles son las mejores prácticas qué están llevando a cabo las empresas con los empleados vulnerables, donde se vio que el 77% cuenta con servicio médico dentro de sus instalaciones.

«Cuando un patrón tiene más de 100 empleados debe tener este servicio, por lo tanto el otro 23%, si son empresas con más de 100 empleados, tendrán que apoyarse de un servicio médico para tratar con este personal», expresó.

Además, dijo, se observó que se han aplicado medidas como distanciamiento social en el interior de los centros de trabajo y en el transporte de personal; en las estaciones de trabajo se practica el regular  lavado de manos y uso de equipo de protección personal, entre otras.

Abundó que el 81% de las empresas han establecido convenios con el personal vulnerable, lo cual es muy importante porque se especifican por escrito las obligaciones y derechos para ambas partes y así se puede verificar que todo se apegue a derecho.

«El tema de los vulnerables descontrolados que no se están cuidando es muy alto, por lo que es importante enfatizar el hecho de que acudan a sus citas médicas y permanezcan en resguardo domiciliario, de lo contrario se podrán aplicar sanciones», señaló.

Por su parte, Elisa Ibañez Santana, socia de la firma Mauricio Monroy Contadores, resaltó que en cuanto a las nóminas es necesario que las empresas den un adecuado tratamiento al pago de este personal, el cual puede ser incapacitado o en suspensión de labores por la pandemia, no pagando ni de más ni de menos.

Detalló que cuando se trata de enfermos Covid, éstos deberán tener su incapacidad  del IMSS; en caso de que la empresa esté subsidiando esta incapacidad deben registrar como permisos con goce de salario, donde la recomendación es que no se confunda como salario y se reporte adecuadamente ante el instituto y en nóminas.

Mientras, Alejandro Pedrín, socio de TP Legal Group, expuso que la falta de visión y conocimiento de cómo tratar a este grupo de trabajadores vulnerables, generó incertidumbre al inicio de la pandemia.

Hoy la parte positiva, abundó, es que ya se cuenta con un listado de quiénes se consideran vulnerables y quiénes pueden regresar a laborar a pesar de tener enfermedades crónico degenerativas, pues mientras estén bajo control no hay inconveniente, no obstante, la recomendación es que las empresas lleguen a un acuerdo con esos trabajadores.

«Ahí las empresas deben revisar y hacer nuevamente una selección de quiénes son realmente vulnerables y a quiénes se les puede regresar a trabajar», expresó.

Finalmente, los ponentes destacaron la importancia de compartir las mejores prácticas de las empresas socias en el tratamiento de este grupo de empleados, tanto los controlados como los que no lo están, invitando a que se lleve un estricto control de ellos y a su vez poder exigir que sigan su tratamiento de acuerdo a lo recomendado por los médicos.