• Aram Hodoyán, presidente del organismo mencionó que mientras el proyecto del SITT siga siendo un fracaso no se podrá pensar en un nuevo sistema de transporte público.

Tijuana B.C.- Mientras el Sistema Integral de Transporte de Tijuana (SITT) no sea un proyecto exitoso no se podrá pensar en uno nuevo que ayude a elevar la calidad de vida en la ciudad, expresó Arám Hodoyán Navarro.

El presidente del Consejo de Desarrollo de Tijuana (CDT) mencionó que entre las fallas del proyecto está el que nunca se activó el sistema de prepago o de recaudo; además de que es complicado hacer transferencias de una ruta a otra y hacer todo el recorrido con el pago de un solo boleto como se establecía en una de sus promesas. 

Señaló que entre sus fallas está también que el sistema de recaudo no funciona como se diseñó, la integración tarifaria no existe, y los transportistas que se involucraron en el proyecto ya no están porque no eran los adecuados para el funcionamiento del SITT.

El fracaso del proyecto, agregó, está además en que nunca se llegó a tener el número de usuarios proyectados que eran al menos 88 mil y que sólo en su mejor momento se alcanzaron los 30 mil y actualmente no sobrepasan los mil. 

«Se está muy por debajo del mínimo proyectado lo cual lo convierte en un proyecto fracasado y muchos lo ven como un estorbo a las vialidades de la ciudad. Si se vieran los camiones  llenos y un camión tras otro, pero se ve que cada 15 o 20 minutos pasan semi vacíos, y la  gente piensa que mejor se debería de usar los carriles para el tránsito. Hay muy mala percepción de los ciudadanos en general, pero buena de los pocos usuarios que quedan», comentó.

El presidente del CDT, opinó que mientras no sea exitoso un proyecto cualquier inversión con costos millonarios, no será viable porque no habrá quién destine fondos, ya que  ni el gobierno municipal ni el federal destinarán recursos para un proyecto nuevo si para el que se dieron fracasó.

Manifestó que se corre el riesgo de que si el SITT no es exitoso, el recurso aplicado se tendría que regresar al gobierno federal, cantidad que es cercana a los  500 millones de pesos.

Hodoyán Navarro, hizo un llamado a los transportistas mismos que se han visto afectados en su economía a causa de la pandemia a que primero se busque una  solución al sistema tradicional de transporte de la ciudad y fortalecer al SITT para que sea exitoso.

«Si en un futuro es exitoso se podría pensar entonces en otro proyecto como el del tren elevado o monoriel, mientras es difícil aterrizar esos proyectos. Se tiene que demostrar que Tijuana puede evolucionar a un sisitema de trasnporte nuevo donde se beneficie el usuario, a los trasnportistas y se eleve la conpetitividad de la ciudad», añadió.

Destacó que el llamado es además a que no únicamente se trabaje con los transportistas, sino a todos los sectores para encontrar una solución al lastre que es el transporte público y se pueda elevar la calidad de vida de la ciudad.