La transición hacia una economía de cero emisiones netas en carbono podría crear 15 millones de nuevos empleos en América Latina y el Caribe para 2030, según un informe realizado de manera conjunta por la Organización Internacional de Trabajo (OIT) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

El documento explica que dicha transición supondría la pérdida de 7.5 millones de empleos en generación de electricidad a partir de combustibles fósiles, en contraste con la creación de 22,5 millones de empleos en agricultura, electricidad renovable, construcción e industria, entre otras.

A su vez, el estudio destaca que el cambio a una dieta más saludable y sostenible, basada en la reducción de carnes y lácteos compensándolo con un aumento de verduras, crearía empleos y reduciría la presión sobre la biodiversidad de la región, llegando a generar el equivalente a 19 millones de empleos en el sector agroalimentario.

El informe explica que el diálogo social entre el sector privado, los sindicatos y los gobiernos es esencial para diseñar estrategias a largo plazo para lograr cero emisiones netas de carbono, lo que crea empleos, ayuda a reducir la desigualdad y cumple con los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Los organismos advierten de que para apoyar una recuperación sostenible del coronavirus, la región necesita «urgentemente crear empleos decentes y construir un futuro más sostenible e inclusivo». «Una recuperación ‘verde’ e inclusiva es esencial para ayudar a enfrentar la crisis climática y construir un futuro mejor», añade el texto.

Con información de América Economía.