Tijuana, B.C.- El sector de la construcción tiene esperanzas de recuperación económica con la puesta en marcha del programa de reactivación del Gobierno del Estado, así como con las obras que se estarán ejecutando próximamente.

Lo anterior lo indicó Gabriel Valenzuela Moreno, presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), delegación Tijuana, Tecate y Rosarito, tras la reunión de afiliados virtual en la que estuvo como invitado el Secretario de Economía Sustentable y Turismo del Estado (SEST), Mario Escobedo Carignan.

El dirigente comentó que una de las preocupaciones del funcionario es que por mucho tiempo no solo la construcción estuvo detenida, sino que muchas actividades no se han podido reactivar, ya que lo tienen que hacer pausadamente.

«Pero que la intención es apoyar el desarrollo de la industria, siempre y cuando se tomen en cuenta las medidas sanitarias, pues la salud es lo primero, entonces nos reiteraron su apoyo, de que en cada inspección serán propositivos, aunque si el riesgo es mucho y no han atendido las disposiciones van a intervenir», apuntó.

Valenzuela Moreno refirió que además de la disposición en materia de inspecciones, la SEST cuenta con un programa de financiamiento denominado «Impulsa», con el que se otorgan créditos de hasta 2.5 millones de pesos a micro, pequeñas y medianas empresas.

Aquí el gobierno estatal funge como aval solidario, agregó, donde el recurso se gestiona ante Nafin, contando con una bolsa total de mil 600 millones de pesos para la entidad.

En el caso de los más de 10 mil empleos que se perdieron al inicio de la contingencia, señaló el presidente de la CMIC, prácticamente se han recuperado en fechas recientes, al registrarse más de 8 mil asegurados ante el IMSS en Baja California, por lo que es una buena señal.

«Esto demuestra que somos un estado muy pujante, ya que las actividades en la industria han estado resurgiendo con paso firme, esperando regresar a la nueva normalidad de la mejor manera», destacó.

En tanto, el líder del sector constructor detalló que un aliciente para los empresarios del ramo es que la Sidurt (Secretaría de Infraestructura, Desarrollo Urbano y Reordenación Territorial) recibió un incremento en su presupuesto, al pasar de 300 a mil 300 millones de pesos.

Asimismo, se tiene en puerta la obra Viaducto Zapata, la cual se construirá con recursos de la iniciativa privada, esperando arrancar este año para culminarla en el 2021; mientras que otra obra es la desaladora en San Quintín, ya que el proyecto en Rosarito se detuvo para hacerle modificaciones.

«Estas son buenas noticias, muy esperanzadoras para la industria de la construcción que nos inyectan optimismo para reactivarnos, no con la cantidad de recursos de otros años, pero vamos por buen camino», finalizó Gabriel Valenzuela.