• El Gobierno de Baja California atendió una denuncia de vecinos que habían presentado por malos olores y otras causas de contaminación.

Ensenada, B.C.- La empresa «San Carlos», procesadora de harina de pescado en El Sauzal, fue clausurada en atención a denuncias de ciudadanos que padecían malos olores y otros efectos de contaminación, señaló Mario Escobedo, Secretario de Economía Sustentable y Turismo (SEST).

«Nuestra misión es fortalecer a las empresas formales y generadoras de empleos, pero también actuar con firmeza ante las denuncias ciudadanas justas, y en este caso era evidente el daño ambiental que las autoridades anteriores no atendieron», indicó.

El funcionario estatal explicó que la clausura total temporal, resultó de una inspección motivada por la denuncia expuesta por ciudadanos desde hace más de dos años.

Las acciones fueron realizadas por la Dirección de Auditoría, Inspección y Vigilancia de la SEST, por lo que la empresa permanecerá clausurada hasta que puedan demostrar, mediante manifiestos legales, que han reparado el origen del daño ambiental.

La empresa está dedicada al procesamiento de harina de pescado, y sus residuos de sanguaza y «agua de cola», eran depositados en pilas descubiertas, sin contar con la infraestructura necesaria para su correcto almacenamiento y destino.

«Los inspectores encontraron que los malos olores estaban provocando el detrimento en la calidad del aire, además de que generaban fauna nociva, alterando las condiciones naturales del aire y perjudicando la salud pública», explicó Escobedo.

La suspensión total temporal está fundada en los Artículos 21 fracción II, y 29 fracciones XXIII y XXVII de la Ley Orgánica de la Administración Pública del Estado de Baja California.

Asimismo, se hicieron valer los artículos 5 fracción II, y 29 fracción IV de la Ley de Prevención y Gestión Integral de Residuos para el Estado de Baja California, como medida de seguridad.

Dicha sanción permanecerá hasta que la empresa garantice el debido manejo integral del agua de cola, y/o la correcta disposición de dichos desechos en sitios autorizados por la SEST.

Mario Escobedo destacó que, al igual que con los hornos crematorios de varias empresas que prestan el servicio en Tijuana, la clausura de instalaciones es benéfica tanto para la comunidad como para las empresas

«Lo que estamos propiciando es obligar a las empresas a modernizar sus procesos, cumpliendo con nuestro objetivo de alentar una economía sustentable y amigable con el medio ambiente y el entorno en el que se encuentran», finalizó.