Ciudad de México. Las perspectivas sobre el crecimiento económico de México permanecen inciertas pese a la reapertura parcial de algunos sectores y regiones que propiciará «cierta recuperación», advirtió el banco central local en la minuta de su más reciente decisión de política monetaria.

Desde mediados de marzo y hasta mayo, la mayoría de las actividades económicas y sociales fueron suspendidas debido a las restricciones para frenar al brote de coronavirus, que ha dejado hasta el momento más de 275 mil contagiados conocidos y 32 mil 796 muertes en el país.

Y aunque en junio el gobierno comenzó un plan de regreso a la llamada «nueva normalidad», la junta de gobierno de Banco de México (Banxico) coincidió en que las perspectivas para el crecimiento económico se deterioraron.

La mayoría de sus miembros incluso destacó que hay proyecciones de una contracción de hasta dos dígitos en 2020.

«Si bien la reapertura de algunos sectores y regiones en mayo y junio propiciará cierta recuperación económica, la afectación ha sido considerable y persiste incertidumbre», dijo el banco central en la minuta.

Con información de América Economía.

Solo en abril, la actividad económica mexicana se hundió un 17.3 por ciento frente al mes previo, una cifra récord desde que hay registros, debido sobre todo a los efectos del confinamiento por el nuevo virus.

Banxico recortó el mes pasado por novena ocasión consecutiva la tasa clave de interés a un 5 por ciento, su nivel más bajo desde septiembre de 2016, citando una balance de riesgos incierto para la inflación y los estragos económicos derivados de la pandemia.

Respecto a la inflación general, que en junio registró un alza anual mayor a la esperada, la mayoría de la junta del ente monetario señaló que las expectativas para el indicador al cierre de 2020 siguen ubicadas en niveles cercanos a la meta de 3 por ciento, aunque su balance de riesgos permanece incierto.