Tijuana,B.C.- Con el propósito de mantener actualizada a la comunidad empresarial de la región Tijuana-San Diego, el despacho binacional Hone Maxwell LLP informó sobre las disposiciones fiscales del gobierno estadounidense que deben cumplir contribuyentes con doble nacionalidad.

Lo anterior lo expuso el abogado fiscalista Josh Maxwell, quien estuvo como invitado en la plática semanal que organiza el Canal de Educación Financiera que encabeza José Mojica, quien indicó que el objetivo es llevar temas de coyuntura a los contribuyentes, a través de la red social Youtube.

Al respecto, Josh Maxwell abordó dos temas principales durante su participación: la tributación fiscal binacional México-Estados Unidos a que están obligadas las personas con doble nacionalidad, y quienes tienen que cumplir tanto con el gobierno mexicano como con el estadounidense.

Y es que el abogado fiscalista refirió que a muchos de estos ciudadanos con doble nacionalidad les aplica la Ley sobre el Cumplimiento Fiscal relativa a Cuentas en el Extranjero (FATCA, por sus siglas en inglés), misma que habla sobre la obligación que tienen de reportar aquellas cuentas bancarias que posean en cualquier parte del mundo.

«En Tijuana hay muchos empresarios con doble nacionalidad que son socios de empresas mexicanas, entonces tienen la obligación de declarar ante el IRS (Servicio de Impuestos Interno de Estados Unidos) que son socios de estas compañías», apuntó.

En este sentido, agregó Maxwell, si el contribuyente es socio de más de un 10 por ciento de la sociedad, entonces debe cumplir con el pago del Impuesto de Transición.

«Si el IRS sabe que tienes dividendos en alguna corporación y no lo declaraste, puedes recibir una sanción de al menos 10 mil dólares», advirtió el abogado fiscalista del despacho Hone Maxwell LLP.

Otro tema de importancia que atendió el especialista en temas fiscales fue el Global Intangible Low Tax Income (GILTI), el cual implementó el gobierno norteamericano para que los contribuyentes pudieran autocorregir su situación fiscal.

«Aunque el nombre de este impuesto pudiera ser engañoso, es importante tener en cuenta que no necesariamente se refiere a que grava únicamente los ingresos por la explotación de intangibles, sino que va más allá para gravar todas las utilidades generadas por las CFC (Controlled Foreign Corporation) a partir del ejercicio de 2018», detalló Maxwell.

Por lo tanto, si un empresario estadounidense posee más del 50 por ciento de la corporación queda sujeto a las reglas del GILTI, que son las mismas regulaciones que requieren de la forma 5471 como un archivador de Categoría 5; o bien, si son dos personas las que poseen más del 50 por ciento de la corporación, pueden unirse para presentar el GILTI.

Finalmente, destacó que si todas sus declaraciones de impuestos se han hecho correctamente, el contribuyente puede verificar si el GILTI le aplica, o por lo menos lo tiene que tomar en consideración.