Tecate, B.C.- La ciudad de Tecate sufrió este segundo trimestre del 2020 una inconsistencia en su actividad industrial resultado de las medidas tomadas por la propagación de la pandemia del coronavirus, la cual generó la suspensión de labores de empresas manufactureras con actividades comerciales que no se consideraban esenciales, el confinamiento de la población en sus hogares, la suspensión de la actividad de construcciones, el cierre de la frontera con Estados Unidos durante los últimos tres meses, entre otras más. Todo esto generó que el mercado inmobiliario de la ciudad se viera afectado y disminuyera su actividad comercial.

En este contexto, durante el 2T 2020 el mercado inmobiliario industrial de Tecate no reportó incremento en su inventario, la tasa de vacancia se mantuvo en valores similares a los del trimestre anterior, manteniendo una tendencia a la baja, ya que por tercer trimestre consecutivo hila una disminución, mientras que los precios de renta se mantuvieron estables. A pesar que la construcción no reportó inactividad los primeros dos meses del trimestre, en junio 2020 inició la construcción de una propiedad de 56 mil p² de área rentable ubicada en el corredor de Tecate-Tijuana, donde se concentran las edificaciones de este mercado. La totalidad de los desarrollos que se encuentran en ejecución corresponden al tipo especulativo. 

Durante el trimestre, el mercado industrial de Tecate reportó el arrendamiento de una nave industrial de 20 mil p² ubicada en el corredor Mexicali-Tecate, traduciéndose en una reducción del 43 por ciento de la demanda bruta en comparación con el trimestre anterior. 

Aun con la situación de contingencia y el panorama nacional que genera incertidumbre, se vislumbra un escenario distinto al cierre del 2020 y principios del 2021 ya que con la firma del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), las ciudades fronterizas tendrán mayores incentivos y certeza para los inversionistas. Se prevé que el tratado incentive el comercio transnacional con reglas claras donde las empresas de manufactura y logística puedan tener mayores facilidades para operar en el largo plazo, traduciéndose esto en mayores volúmenes de demanda de espacio inmobiliario industrial.

Con información de Solili.mx