Los empresarios mexicanos deberán estar más preparados que nunca ante la nueva normalidad. El monitoreo constante de las tendencias en materia laboral será tarea continua, por ejemplo, el trabajo remoto o «home office» que fue un reto para cada sector.