Luego del anuncio de acogerse al Capítulo 11 de la ley de bancarrotas en los Estados Unidos, para lograr una reducción financiera, Grupo Aeroméxico, se encuentra en un profundo análisis de flota y la devolución de varias unidades a sus arrendadores, con el objetivo de mitigar gastos durante este proceso de reestructuración.

De acuerdo con la aerolínea bandera de México, la eliminación de varias aeronaves y la simplificación de flota podrá aportar mayor liquidez, en medio de una baja demanda del transporte aéreo derivado de la pandemia del COVID-19. Mientras tanto, el CEO de Aeroméxico, Andrés Conesa dijo que será esencial poder adaptarse rápidamente al entorno y tomarán todos los pasos necesarios para asegurar su futuro.

De acuerdo con una junta, Aeroméxico regresará a sus arrendadores 19 equipos de un total de 125 aviones que conforma la aerolínea y su filial Connect. La devolución con diversas empresas de leasing, serán cinco Boeing 737-700, cinco Boeing 737-800 y nueve Embraer 190, los cuales tienen un mayor promedio de vida operativa.

Desde el estallido de la pandemia del Coronavirus en América a mediados del mes de marzo,  varias aerolíneas redujeron drásticamente sus frecuencias y comenzaron a posar la mayoría de su flota de aeronaves en tierra, debido a las restricciones de salud mundial, lo que trajo consigo, pérdidas millonarias para los operadores que comenzaron a perder dinero en una jornada casi nula de actividades. En promedio, las aerolíneas mexicanas durante los meses de marzo, abril, mayo y junio, dejaron de operar al menos el 90 por ciento de sus vuelos.

La eliminación de aviones en Grupo Aeroméxico no es nueva, durante los últimos meses y de acuerdo con fuentes consultadas por Transponder 1200, Aeroméxico eliminó al menos cinco equipos Boeing 737 de los más antiguos, siendo uno de ellos vendido a una reciente empresa china de conversión de aeronaves (Guangzhou Aircraft Maintenance Engineering), que lo convirtió en carguero (P2F), y posteriormente, concluyendo el proceso de conversión, será operado por la aerolínea carguera estadounidense Amazon Prime Air.

El futuro de Aeroméxico aún ofrece varias interrogantes sobre las acciones y medidas que se tomarán durante el plan de reestructuración, como es el caso de flota, destinos, frecuencias y activos de la compañía. Mientras tanto, no se habla de despidos masivos al personal técnico aeronáutico que se han mantenido en pláticas con los sindicatos para reajustar salarios y evitar una disminución significativa de su fuerza laboral que suma alrededor de 14 mil 700 empleados.

Antes de que Aeroméxico se acogiera al Capítulo 11, firmó un acuerdo de préstamo por 100 millones de dólares, con la empresa PLM Premier, operador del programa de lealtad “Club Premier”, para proporcionar una mayor liquidez.  

Con información de Transponder 1200.