Según previsiones del Banco de México, la deuda pública mexicana, que equivalía a casi un 45 por ciento de su PIB en 2019, aumentará nueve puntos porcentuales hasta llegar al 54 por ciento a finales del 2020.