Por Michel Torres

Monterrey, Nuevo León.- Toda empresa, sin importar su giro, se ha visto afectada por la pandemia del Covid-19, y el principal reto que han tenido que enfrentar las industrias es la incertidumbre ante situaciones de operatividad no predecibles.

Respecto a la manufactura, el sector industrial ha reanalizado el futuro de la demanda de sus productos durante el efecto Covid-19 y el panorama que vendrá después de la pandemia.

El incremento en los costos de operación se convirtió en otro desafío, dada la necesidad de pagar horas extras con horarios limitados para seguir produciendo, pero sorteando los costos adicionales.

Cómo optimizar y manejar esos costos planificando escenarios diferentes con nuevas alternativas de reabasto, nuevos proveedores, y replanificación de la producción constituyen la siguiente etapa para las empresas.

Ante panoramas adversos como la contingencia sanitaria, el Director de Industria de Manufactura de Consumo de Blue Yonder, Juan Carlos Calderón, aseguró que las empresas que opten por las nuevas tendencias tecnológicas como la Torre de Control Luminate o la Inteligencia Artificial serán las que logren optimizar su operatividad.

Respecto a las soluciones de torre de control, éstas permiten centralizar y proveer visibilidad sobre el flujo de mercancías. Es muy importante que todas las áreas involucradas tengan dicha visibilidad de lo que les llega e identifiquen dónde están sus cuellos de botella.

Con 25 años en Latinoamérica y 35 a nivel mundial, Blue Yonder se ha consolidado como empresa líder en soluciones de cadena de suministro. Adaptada a las exigencias tecnológicas y necesidades de sus clientes, Blue Yonder es punta de lanza en la implementación de la Inteligencia Artificial y Machine Learning, herramientas clave para garantizar una operatividad efectiva, incluso ante situaciones críticas como la actual pandemia.

“En esta pandemia, por ejemplo, empresas que por la demanda fabricaban ciertos productos higiénicos, su operación se fue a un pico. A lo mejor tenían la capacidad de materia prima para producir el químico, el desinfectante o el jabón, el problema que vimos es que de parte de su cadena de suministro no podían proveer, por ejemplo los envases o las etiquetas, entonces la cadena de suministro ahí se ve truncada”, explicó Calderón, al detallar factores externos que limitan la cadena de producción y que obligaron a las industrias a considerar panoramas no predecibles.

Comentó que es necesario identificar los factores de riesgo para orquestar los procesos y definir la capacidad de respuesta automática o autónoma para resolver situaciones críticas o no predecibles. La Inteligencia Artificial considerará todo tipo de variables y simulará los escenarios posibles para tomar la decisión más benéfica y optimizar costos e ingresos.

“Lo que buscamos con este tipo de herramientas al tener información ya sea pasada o en tiempo real con sensores que viene con Internet de las Cosas, es que yo pueda hacer que mi sistema aprenda de forma automática, es decir, que la Inteligencia Artificial o las máquinas de autoaprendizaje me ayuden a tomar decisiones en tiempo real”, mencionó Juan Pablo Calderón.

En los últimos meses más empresas se han incorporado al modelo de trabajo de Blue Yonder. Las necesidades son distintas y la prioridad es garantizar la efectividad en proyectos de almacenaje, comercio electrónico o ejecución de transporte de la mano de obra y entrega.