La OIT estima que en los países de ingreso alto el 27 por ciento de los trabajadores podría laborar de modo remoto desde el domicilio. Esto no significa que el trabajo en casa llegó para quedarse.