• Se producirán más de 2 millones en un periodo de seis meses
• Cerca del 90% se entregarán en donación a personal médico de hospitales públicos con ayuda de la Brigada Cheyenne

Ciudad de México.- General Motors de México anunció que ha iniciado la producción de más de 2 millones de respiradores N95, conocidos como mascarillas N95 en el Complejo de Manufactura ubicado en Toluca, Estado de México, como parte de los esfuerzos para ayudar a combatir la pandemia causada por el COVID-19. Esta producción se suma a los 9 millones de mascarillas quirúrgicas Nivel 1 que se encuentra fabricando desde abril.

Alrededor del 90% por ciento de las más de 2 millones de mascarillas N95 será donado principalmente a hospitales públicos en donde General Motors tiene presencia (Ciudad de México, Coahuila, Estado de México, Guanajuato y San Luis Potosí) y cerca del 10 por ciento se entregará al equipo de profesionales de la salud que laboran en el Área Médica de GM.

“Estamos entusiasmados de seguir contribuyendo con los héroes de la salud, por lo que nuevamente ponemos a disposición los recursos de GM para obtener materiales de la más alta calidad y nuestras instalaciones, así como el entusiasmo de nuestros empleados para producir y donar estas mascarillas”, comentó Francisco Garza, Presidente y Director General de GM de México.

Los respiradores o mascarillas N95 producidas por General Motors de México han sido sometidas a estrictas pruebas por parte de NYCE (organismo que certifica el cumplimiento de los estándares que señalan las Normas Oficiales Mexicanas). Los resultados obtenidos fueron satisfactorios en cuanto al nivel de eficiencia de filtrado de partículas, de más del 95 por ciento en un ambiente altamente saturado. Su diseño les permite ajustarse perfectamente al rostro y crear un sellado entre la cara del usuario y la mascarilla, lo que garantiza la protección necesaria al personal médico que los usará.

Desde finales de abril y a la fecha, General Motors ha producido 3 millones de mascarillas quirúrgicas Nivel 1, de las cuales más de un millón han sido entregadas a hospitales públicos con ayuda de la Brigada Cheyenne. La fabricación seguirá hasta alcanzar la cifra de 9 millones, que se estima ocurra en octubre.