La autoridad ha dejado saber que será mucho más estricta con la aplicación del Código Fiscal de la Federación (CFF) y el Código Penal Federal, que tiene que ver con la defraudación fiscal, ya que al año apenas se han llevado de cuatro a cinco casos.

Así lo comentó el abogado fiscalista Jorge Pickett Corona, quien dijo que esta información la emitió la Jefa del Servicio de Administración Tributaria (SAT) Raquel Buenrostro, quien incluso prevé que se inicien procedimientos penales. 

 «El CFF, en su artículo 108, señala que el delito de defraudación fiscal consiste en la omisión total o parcial del pago de alguna contribución, donde el contribuyente obtiene un beneficio indebido con perjuicio del fisco federal», explicó. 

 Refirió que al igual que el CFF, el artículo 400 del Código Penal Federal contempla las siguientes sanciones: Con prisión de tres meses a dos años, cuando el monto de lo defraudado no exceda de 1 millón 734 mil 280 pesos.

 Asimismo, con prisión de dos a cinco años cuando el monto de lo defraudado exceda de 1 millón 734 mil 280 pesos, pero no de 2 millones 601 mil 410 pesos; con prisión de tres años a nueve años cuando el monto de lo defraudado fuere mayor de 2 millones 601 mil 410 pesos.

 El abogado fiscalista mencionó que en los primeros días de abril el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, declaró que había más de 15 empresas que adeudaban más de 50 mil millones de pesos al SAT.

 Algunas de ellas son, Alsea, Walmart, Maxcom, América Móvil, entre otras, muchas de las cuales se habían negado a pagar o llegar a un acuerdo con el Fisco. 

 En ese orden, dijo, Walmart pagó al SAT más de 8 mil millones de pesos, lo cual fue celebrado por el Ejecutivo Nacional que explicó que ello contribuye a que no caiga la recaudación en el país y, por tanto, el financiamiento, sobre todo en estos tiempos de contingencia.

 «Sin embargo, la Jefa del SAT ya advirtió que serán más estrictos y que ya alista una serie de denuncias contra las grandes empresas deudoras, debido a que al año se han llevado entre cuatro a cinco casos», destacó Pickett Corona.

 Finalmente, el abogado fiscalista coincidió en que las anteriores administraciones eran demasiado indulgentes con las firmas poderosas, privando al país de los ingresos necesarios, por lo que ahora el SAT contempla abrir procedimientos penales contra quien cometa defraudación.