Paris, Francia.- Como resultado de un plan de acción para lograr el equilibrio financiero y de operaciones, Safran, una de las compañías de manufactura aeroespacial más fuertes a nivel mundial, confirmó a través de un comunicado de prensa la reducción de un 35 por ciento de sus colaboradores a nivel mundial, de los cuales el 40 por ciento se encuentran en Francia.

El Director Ejecutivo Philippe Petitcolin y el Director Financiero de la firma, Bernard Delpit, presentaron la actividad comercial y los resultados del Grupo junto con el plan de adaptación implementado para abordar la crisis del Covid-19

En medio de una desaceleración mundial en las entregas de nuevos aviones, Safran ahora estima que se entregarán menos de 1,000 motores LEAP en 2020.

El objetivo del Grupo es reducir significativamente sus costos y reducir el punto de equilibrio para sus negocios con el fin de beneficiarse de la recuperación cuando ocurra.

Safran ha actuado rápidamente para adaptarse a este nuevo entorno. El plan de adaptación ya implementado a principios de año en respuesta al cierre de la producción del 737 MAX se ha intensificado significativamente.

Entre los principales puntos de este plan se encuentran:

· Ajuste de la fuerza laboral a las necesidades del negocio según lo confirmado por los clientes. Los empleados de Safran fueron despedidos 35 por ciento a nivel mundial (40 por ciento en Francia) a partir del 18 de mayo de 2020.

· Reducción en el número de empleados bajo contratos de trabajo permanentes (congelamiento de contratación, despidos) en todos los negocios del Grupo.

· No renovación de todos los contratos a corto plazo.

· Reducción de los programas de compra en línea con la disminución de las entregas.

· Reducción de nuevas inversiones (Capex) en casi un 60 por ciento en comparación con 2019.

· Reducción de los gastos de I + D en un 30 por ciento en comparación con 2019.

· Reducción de los gastos operativos (Opex) en más del 20 por ciento en comparación con 2019.