Dearborn, Mich., y ST. PAUL, Minnesota, EUA – Los primeros respiradores con purificación de aire (PAPRs, por sus siglas en inglés) producidos por Ford y desarrollados en estrecha colaboración con 3M, serán entregados para ayudar a proteger a los trabajadores de la salud que luchan contra COVID-19.

Desde finales de marzo, Ford ha estado trabajando con 3M para desarrollar estos respiradores que son demandados con urgencia ante la situación actual, bajo la guía de diseño de 3M y algunas piezas de venta, como ventiladores de vehículos y baterías de herramientas eléctricas. Además, como un esfuerzo adicional y aislado, 500,000 batas médicas reutilizables distribuidas por Ford pronto estarán en camino al estado de Nueva Jersey.

«Ford no podía quedarse de brazos cruzados mientras los trabajadores de la salud de este país arriesgan sus vidas para ayudar a los demás sin tener la protección adecuada», dijo Jim Baumbick, vicepresidente de Ford Enterprise Product Line Management. «Es por eso que iniciamos esta carrera para proteger a aquellos que ayudan a los pacientes afectados por este terrible virus».

«Nos dedicamos a apoyar y proteger a los trabajadores de la salud que luchan contra COVID-19», dijo Bernard Cicut, vicepresidente de la División de Seguridad Personal de 3M.

«Agradecemos a Ford por trabajar en conjunto con nosotros para desarrollar y entregar rápidamente más de estos suministros críticos para la atención médica a los héroes que trabajan en la primera línea de esta crisis de salud sin precedentes».

3M es un proveedor líder en equipos de protección personal, incluyendo respiradores con purificación de aire motorizados. La demanda de 3M está excediendo la oferta debido a la pandemia de COVID-19. A través de la asociación con compañías como Ford, 3M planea aumentar diez veces la capacidad de sus propios PAPRs en los próximos meses.

Moviéndose rápidamente

Ford y 3M han trabajado estrechamente con la cadena de suministro automotriz de Ford para mejorar el nuevo purificador y producirlo en menos de 40 días. El equipo de Desarrollo de Producto de Ford comenzó a diseñar rápidamente el nuevo purificador, combinando la experiencia en equipo de aire acondicionado de vehículos con el conocimiento de 3M en dispositivos médicos, logrando que los bocetos del purificador de Ford se crearan un día después de comenzar el proyecto.

Además, los ingenieros de Ford sacaron provecho de su experiencia en asientos del vehículo para diseñar los PAPRs. En paralelo, el equipo de ManufacturaAvanzada creó un prototipo del purificador utilizando la impresión en 3D, mientras que el equipo de Compras trabajó con los proveedores para conseguir y producir los componentes; por su parte, el equipo de Manufactura diseñó el proceso de producción. Las líneas de ensamblaje y la producción de los PAPRs comenzaron dentro de las tres semanas de la solicitud inicial.

El purificador incluye un gorro y una pantalla facial para cubrir la cabeza y los hombros de los profesionales de la salud, mientras que un sistema de filtros de alta eficiencia (HEPA, por sus siglas en inglés) proporciona un suministro de aire filtrado durante un máximo de 8 horas. El sistema de soplado de aire – similar al ventilador de los asientos ventilados del Ford F-150 – funciona con una batería portátil recargable, ayudando a mantener el respirador en uso constante para los médicos de primera línea.