Tijuana, B.C.- Luego que a finales de la semana pasada se advirtiera sobre un posible impuesto al servicio de comida a domicilio por parte de los legisladores locales, la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac) delegación Baja California en conjunto con el Consejo Coordinador Empresarial de Mexicali, acudieron a las instalaciones del Congreso para solicitar a los diputados dar marcha atrás a esta intención.

Por su parte los diputados locales, luego de las manifestaciones de inconformidad del sector de empresarial así como de la ciudadanía en general, dieron marcha atrás a la propuesta . Sin embargo, no sucedió lo mismo con las plataformas digitales para transporte de civiles, como el caso de Uber y Didi.

“El Congreso del Estado ratifica que el gravamen aprobado por esta Soberanía a las empresas de redes de transporte será única y exclusivamente para aquellas Plataformas digitales que transporten pasajeros; quedando exentos, los servicios de recolección y entrega de alimentos, medicinas o cualquier otro servicio por este medio” informó el Poder Legislativo.

Respira la industria restaurantera

 «Hacemos un reconocimiento al Congreso del estado por haber recapacitado y haber dado marcha atrás a la implementación del impuesto sobre la recolección, traslado y entrega de alimentos», expresó Miguel Ángel Badiola, Secretario General del Consejo Ejecutivo Nacional de la Canirac.

Indicó que dicha medida no iba a favorecer en absoluto a la industria gastronómica de Baja California, la cual genera alrededor de 200,000 empleos, con poco más de 10,000 establecimientos de venta de comida.

«Agradecemos la reconsideración de los diputados en torno a la implementación del nuevo impuesto que, al final del día, todo aumento de impuestos repercute en el consumidor, es decir, la ciudadanía de todos los niveles», señaló.

Y es que el 90 por ciento de los restaurantes en el estado están cerrados y solo el 10 por ciento mantiene sus puertas abiertas, con mucha dificultad, con venta para llevar y a domicilio, de cuyo universo únicamente el 6 por ciento tiene la capacidad técnica de operación de la plataforma de servicio a domicilio.

Es por ello que un impuesto de este tipo habría sido fatal para quienes sobreviven con el servicio a domicilio, agregó Badiola Montaño, quien agradeció las medidas de apoyo que están implementando tanto el gobierno del estado como el gobierno federal.

«Buscamos que la mayor parte del sector entre en los esquemas requisitorios, sobre todo, por la liberación de recursos que dio el Banco de México a la banca privada, etiquetada únicamente para la reactivación de la economía, en especial para las pequeñas y medianas empresas de las que se compone la industria gastronómica», detalló Badiola Montaño.

El líder restaurantero subrayó que así como el sector privado ha exigido ser escuchado, así también sabe reconocer cuando son tomados en cuenta, por lo que esperan continuar con este canal de comunicación y consenso para temas de trascendencia que no son privativos de un solo sector, sino que van en repercusión de toda la sociedad.

«Gracias al apoyo de la ciudadanía que se volcó en las redes sociales en contra de este impuesto y, muy especialmente, a los medios de comunicación de Baja California que nos apoyaron desde las primeras horas del viernes.Todo ello fue clave en esto», concluyó.