• Más del 60% de los jornaleros agrícolas en California trabajan de manera ilegal

Con la finalidad de “salvaguardar” el empleo de su país, el presidente Donald Trump firmó un acuerdo que establece la suspensión temporal de los procesos de inmigración por un lapso de 60 días.

“Esto asegurará que los estadounidenses desempleados sean los primeros en la línea de empleos a medida que nuestra economía se reabre y conserve nuestros recursos de atención médica para los pacientes estadounidenses” señaló la Casa Blanca mediante su cuenta de Twitter.

Esta prohibición o suspensión implica a los inmigrantes legales que buscan obtener la residencia en los Estados Unidos mediante la tarjeta de residencia conocida como “green card”, la cual permite a las personas vivir y trabajar permanentemente en el país de las barras y las estrellas.

Tan solo el año pasado, Estados Unidos emitió cerca de un millón de “green cards”. Cabe señalar, que la mitad de esta cifra fue destinada a los familiares cercanos de ciudadanos estadounidenses.

Según las declaraciones del presidente Donald Trump, habrá ciertas excepciones dentro del decreto de suspensión, sin embargo, no ofreció detalles.

Durante el periodo de los 60 días, el gobierno estadounidense estará monitoreando el mercado laboral y dará prioridad para administrar los recursos médicos para sus ciudadanos.

Ciudadanos ilegales

Pero esta medida no sólo alude a los residentes legales sino también a las personas que buscar llegar de manera ilegal a Estados Unidos.

«Se trata de una orden ejecutiva para inmigrantes que entran a Estados Unidos y también para inmigrantes que tratan de entrar al país de forma ilegal», dijo Trump en conferencia de prensa.

Esta declaración de Trump se contrapone a la promesa que hizo al gremio agropecuario a inicio de mes, en la cual daba esperanza a las comunidades de inmigrantes que históricamente trabajan en las cosechas.

“Queremos que vengan”, dijo Trump, el 1 de abril, sobre los inmigrantes que vienen a trabajar al campo. “No estamos cerrando la frontera para que no pueda entrar toda esa gente. Han estado ahí años y años, y he dado mi palabra a los granjeros: van a continuar viniendo”.

En California, se estima una población de 800 mil jornaleros agrícolas de los cuales el 60 por ciento es indocumentado. Esta medida sin duda afectará el desempeño de la recolección de cosechas.