Redacción

Playas de Rosarito, B.C.- Fortalecer la economía de la frontera, que se traduzca en mejores empleos y desarrollo regional en beneficio de los bajacalifornianos, es un objetivo a cumplir por la Secretaría de Economía Sustentable y Turismo (SEST), expresó su titular Mario Escobedo Carignan durante la cumbre de organismos de la frontera norte.

En el evento denominado “Bloque Fronterizo”, el funcionario estatal destacó que es necesario fortalecer la región, uniendo el potencial de cada entidad en un solo objetivo.

“No podemos compararnos entre estados de nuestra República, sino que cada estado aporte su potencial interno y su desarrollo, para hacer una sola fuerza frente a las potencias del mundo”, dijo.

Mario Escobedo Carignan reconoció que cada entidad compite en mercados diferentes, y las reglas no las determinan los empresarios, pero con audacia, se puede incidir en las decisiones, aprovechando la buena voluntad de los gobiernos actuales.

“Cuando nos acercamos a las dependencias federales, no vamos pidiendo programas especiales, sino condiciones de una economía espejo, porque es una gran oportunidad de vivir en la frontera con Estados Unidos”, afirmó.

Señaló que el presidente Andrés Manuel López Obrador ha estado buscando condiciones de competitividad en la frontera norte, para crear “un muro de oportunidades, de empleo, de captación de inversión y de buenos salarios”.

Ante dirigentes empresariales de entidades que representan el 25 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) del país, Escobedo Carignan subrayó que los hombres de negocios requieren más agilidad, sensibilidad, claridad y certeza de las políticas públicas, además de que no se les debe confundir como una amenaza de defraudación fiscal.

“Estamos pegados a la primera economía del mundo, y tenemos grandes oportunidades para pelear con otras potencias mundiales”, señaló al momento de insistir en que la opción es hacer un planteamiento por región.

Estableció que muchas de las soluciones del sector empresarial, no requieren de estímulos económicos del gobierno, pero sí de voluntad política, “y el Presidente de la República ya lo entendió”, reconoció.

Algunas de las medidas tomadas por la Federación han comenzado a surtir efecto, como la reducción del IVA del 16 al 8 por ciento, al tiempo de reconocer la voluntad de los empresarios para asumir sacrificios, como el incremento del salario.