PARA 2030, DE 75 A 375 MILLONES DE TRABAJADORES CAMBIARÁN LAS CATEGORÍAS DE OCUPACIÓN

Michel Torres

Mexicali, B.C.- El mundo se enfrenta a una avanzada tecnología emergente en muchos campos, en el que la industria 4.0 está actualmente a prueba y en su haber está desintegrando las fronteras entre las esferas físicas, digitales y biológicas.

Así lo expuso Álvaro García, con más de 20 años de experiencia en gestión de Recursos Humanos y 13 años en Grupo Prodensa, durante su conferencia “Recursos Humanos 4.0: Cultura y Talento en la era Digital” impartida en el XIX Simposio de ERIBAC.

Ante la velocidad de los cambios, dijo, es difícil predecir lo que viene pero es un hecho que en el ámbito laboral se requerirán nuevas habilidades, por lo tanto la transformación digital tiene que ver con la adopción de las personas hacia las nuevas tecnologías.

Planteó que en los próximos 15 años, casi el 15 por ciento de la fuerza laboral global requerirá cambiar de trabajo, según un informe publicado por el Instituto McKinsey Global.

Para 2030, de 75 a 375 millones de trabajadores cambiarán las categorías de ocupación, mientras que otros 400 a 800 millones podrían ser desplazados por la automatización y se les requerirá encontrar nuevos empleos por completo. Si bien se crearán nuevos puestos, durante ese período, la gran pregunta es si los trabajadores tendrán las habilidades necesarias para hacer la transición a los nuevos roles de manera efectiva, cuestionó.

“Los empleos que van a existir en el futuro hoy en día no existen”, comentó Álvaro García, y añadió que la tarea que le compete al área de Recursos Humanos es planear cómo preparará al talento del futuro acorde a las necesidades de las empresas emergentes.

El expositor mencionó como ejemplo que hace 10 años los siguientes puestos no existían: APP Developer, Social Media Manager, Cloud Specialist, Big Data Analist, Drone Operator, Chief Millenial Officer, entre otros.

En contra parte, refirió, otros tantos puestos laborales seguirán siendo reemplazados por las nuevas tecnologías, como lo son los choferes, los cajeros, los auxiliares de casetas de cobro o los traductores.

En México, dijo, la población económicamente activa es de 53 millones de personas, y acorde al último censo 20 millones de personas están registradas al IMSS, de las cuales poco más de 2 millones trabajan en el sector manufacturero (17 por ciento).

“¿Dónde están todos los demás? Si sólo el 17 por ciento trabaja en el sector manufacturero ¿a dónde van a migrar?”, cuestionó.

Con un porcentaje tan alto de población fuera del sector manufacturero, existe un área de oportunidad para el desarrollo de nuevas habilidades.

Más allá del obligado dominio de las nuevas tecnologías, Álvaro García concluyó en que la mayoría de las predicciones apuntan que las habilidades requeridas para los trabajos del futuro tienen que ser en gran medida habilidades sociales, de interacción, en las que se desarrolle la capacidad de negociar, de persuasión, de pensamiento creativo y para resolver problemas.