EN 2020, NO HABRÁ NUEVOS IMPUESTOS, PERO SÍ MAYOR FISCALIZACIÓN

Laura Quintero

Ciudad de México.- El Paquete Económico 2020, como lo prometió el presidente Andrés Manuel López Obrador, no contempla nuevos impuestos, pero sí una mayor fiscalización a los mismos contribuyentes de siempre, que en términos recaudatorios tendrá un impacto poco significativo en las arcas hacendarias.

El documento entregado por Arturo Herrera, secretario de Hacienda y Crédito Público (SHCP), a la Cámara de Diputados propone una miscelánea fiscal que busca incrementar la recaudación a través del cobro de impuestos a arrendadores, plataformas digitales, usuarios del outsourcing, vendedores por catálogo, aumento del IEPS a cigarros y bebidas endulzantes, además de combatir el fraude fiscal.

“Las modificaciones propuestas están muy orientadas a seguir recaudando a los mismos contribuyentes de siempre”, comentó a Industrial News Reginaldo Esquer Félix, presidente de la Comisión Nacional Fiscal de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex).

De acuerdo con la consultoría Ernest & Young (EY), la miscelánea fiscal propuesta no tendrá un impacto recaudatorio inmediato, además de que no generará un aumento significativo en los ingresos tributarios.

Pese a las medidas que contempla la Iniciativa de Ley de Ingresos (ILIF), el incremento por recaudación del ISR es marginal. La ley de ingresos aprobada el año pasado estima una recaudación de 1.7 billones al cierre de 2019, mientras que para 2020 plantean recaudar 1.8 billones, dicha cantidad implica un incremento de poco más de 9 mil millones de pesos, un crecimiento del 5.4 por ciento. Para IVA contemplan una recaudación de 995 mil millones de pesos, cantidad mayor a lo planteado para 2019 por 11 mil millones de pesos.

Para 2020, el gobierno federal planea recaudar 3.5 billones de pesos de los contribuyentes, el 2 por ciento mayor de lo que prevén recaudar este año.

Óscar Ortiz, socio líder de Impuestos y Servicios Legales de EY, destacó que la miscelánea se enfoca en fiscalizar puntualmente a los contribuyentes cautivos, lo cual les implicará un mayor costo al vigilar que cumplan con sus obligaciones fiscales, lo que representará una mayor carga administrativa y mayores controles para no caer en ningún supuesto donde la autoridad pueda imponer una sanción.

“Estamos cayendo en una era de fiscalización más puntual, donde el reto va a ser la certeza jurídica y la seguridad para el contribuyente”, añadió Óscar Ortiz.

Entre el exceso y el abuso

Esquer Félix indicó que la recaudación que pretende Hacienda se basa en un excesivo y muy probablemente abusivo proceso de fiscalización para las empresas.

“Hacienda está asumiendo que todos los contribuyentes en México son malos, que todos hacen planeación estratégica y que pagan sus impuestos de manera incorrecta y eso está muy alejado de la realidad. Lo que se pretende es oprimir o exprimir aún más a los mismos contribuyentes de siempre”, advirtió el líder empresarial.

Por otra parte, Jorge Ayax Cabello, auditor financiero del Instituto Mexicano de Contadores Públicos (IMCP), dijo a este medio que las medidas que contempla la miscelánea fiscal no son suficientes porque se está dejando de lado el plan de ampliar la base tributaria.

Priva desconfianza en contribuyentes

Sobre el combate a las factureras —empresas que emiten y/o venden facturas para evadir impuestos— Esquer Félix comentó que es muy importante combatir el fenómeno porque ha generado mucho daño a la hacienda pública, no obstante, dijo que no comparten las formas propuestas por el gobierno federal porque pueden generar un daño colateral en empresas que nada tienen que ver con estas prácticas.

“La reforma habla de que hay una gran desconfianza de sus contribuyentes, y en lugar de fomentar la nueva empresa, mantener las fuentes de trabajo y promover la inversión, lo que están haciendo es ahuyentarla y generar desconfianza”, lamentó el empresario.