ESTE PUNTO DEL MUNICIPIO DE ENSENADA SUPERA LOS 11 MIL MILLONES DE PESOS EN PRODUCCIÓN DE CULTIVO

Por Nicté Madrigal

Ensenada, B.C.- Ubicado al sur de la zona urbana de Ensenada, a 82 años de su fundación, el Ejido Nacionalista de Sánchez Taboada se ha convertido en una de las zonas agrícolas más importantes de la región.

Este punto del municipio alberga el 19 por ciento de toda la superficie cultivada de Baja California, que en su conjunto suma un valor de producción superior a los 11 mil 400 millones de pesos, según el gobernador Francisco Vega de Lamadrid.

Durante la celebración del 82 aniversario del Ejido, el mandatario estatal destacó que, de esa zona, se exportan productos como tomate, espárrago, cebollín, flores y hortalizas.

Recordó que, a partir de 2014, se inició con un programa piloto para el uso de aguas tratadas de la planta El Naranjo de la Comisión Estatal de Servicios Públicos de Ensenada (Cespe).

Este es un caso de éxito que en la actualidad, dijo, ha permitido cubrir una superficie de 400 hectáreas, de las cuales 320 son sembradas con flor y 80 con forraje, generando 12 mil jornales directos y 4 mil 800 indirectos.

Vega de Lamadrid reconoció que el trabajo y dedicación de los ejidatarios de esta zona han contribuido al desarrollo económico y social de Ensenada, tanto por la creación de empleos como por la producción de alimentos que los consolida como una de las regiones más importantes del estado.

En el salón social del ejido, el presidente municipal, Marco Antonio Novelo Osuna, expresó que “la agricultura nos da lecciones cada año, cada cosecha es diferente, se aprende algo nuevo. El mercado, la comercialización de productos es también una incógnita hasta que se entrega la producción”.

Se dijo honrado de compartir con la gente del poblado un año más de la exitosa historia de este ejido.

Van por segunda etapa

Raymundo Carrillo Huerta, presidente del Ejido Nacionalista de Sánchez Taboada, anunció que ya se alistan para la segunda etapa del sistema de riego con aguas de reuso, con lo que podrán abarcar un total de 800 hectáreas.

A la fecha, dijo, se reactivó la productividad del campo que por muchos años había quedado en el olvido, sacando del descanso a 450 hectáreas.

Destacó que expertos investigadores de Universidad Autónoma de Baja California (UABC) han avalado el mecanismo empleado para el aprovechamiento de las aguas de reuso.

Informó que ya han sostenido pláticas con funcionarios de la Cespe y de la Secretaría de Desarrollo Agropecuario (Sedagro) del gobierno estatal, a fin de darle continuidad a la segunda etapa.

El también productor refirió que ya cuentan con una inversión de tubería de 12 pulgadas, que se encuentra enterrada en la zona que lleva de Maneadero al Cañón Buena Vista, por la zona del arroyo.

“Esta obra no afectará negativamente a la comunidad, generará por lo menos 8 empleos directos por cada hectárea rescatada”, celebró.

Raymundo Carrillo dijo que, con esta agua (que actualmente es lanzada al mar con monitoreo de calidad), la meta es sembrar en los primeros meses 200 hectáreas y, posteriormente, sumar una cifra igual.

El plan es ampliar la superficie para la siembra de flor y forraje, productos que tienen una alta demanda, por lo que se vuelve un mercado importante para desarrollar.

“Ha quedado demostrado que no deja ningún impacto negativo. Este proceso se realiza en el campo agrícola de Estados Unidos, donde con ayuda de un tratamiento terciario ya se riegan hasta fresas, meta a la cual busca llegar el Ejido Nacionalista”, concluyó.