Por Michel Torres

Rosarito, B.C.- En la actualidad Estados Unidos se aferra a no perder la primera posición como potencia económica, siendo China su principal competidor comercial, planteó Mauricio Rojas Rivera, ceo de Focus Trade Compliance Group, con más de 20 años de experiencia en el área fiscal y aduanera en el marco de la conferencia T-MEC: Perspectivas de la Manufactura de América del Norte en la 5ta edición del DIMBC.

Por su parte, Alejandro Bustamante, vicepresidente ejecutivo de Operaciones Globales y presidente de Plamex en Poly, contextualizó que la regionalización comercial es insuficiente, “todos tenemos que vivir y dependemos del resto del mundo”.

Explicó que por ejemplo en México la industria destaca por la capacidad de producir pero dependiendo de una cadena de valor proveniente de otros lugares.

“Debemos tener esa oportunidad de influir como cambiar las cosas para que esa parte regional, si se tiene que vivir por algunos años, cómo lograrlo de la mejor manera pero al mismo tiempo crear esa infraestructura que debemos tener en nuestro país para competir adecuadamente”, comentó.

En su turno, Eduardo Acosta, socio y vicepresidente de la agencia aduanal R.L. Jons Customshouse Brokers, expuso que en México se debe tener una visión global, vivir actualizados en el mundo de la logística del comercio exterior.

“Lo que está pasando con el presidente Trump, son increíbles las oportunidades que se nos están dando a México, pero sobre todo en esta región esas oportunidades se van, al rato se acaban las oportunidades de los impuestos con China pero en el inter mientras está ese reto y amenaza México y Baja California son privilegiados”, mencionó.

Acosta planteó que el apoyo del gobierno es esencial para aprovechar las ventajas comerciales de la actualidad, y por su parte, los líderes del sector industrial deben presentar propuestas.

Alejandro Bustamante, señaló que el impulso en el comercio exterior depende sí en parte del gobierno, pero también debe desarrollarse un trabajo de promoción por parte del sector privado que genere confianza en los inversionistas, y los líderes industriales tienen que desarrollar un modelo que deje en claro que lo producido en México está bien hecho.

“Si agregamos la infraestructura base, le agregamos las universidades que tiene tienen el papel importante de capacitar a la gente ya estás teniendo un programa más redondo para que se puedan dar las cosas”, comentó.

Insistió en que el territorio mexicano es imperante contar con su propia cadena de valor para no depender de otros países, pues su control seguirá siendo mayoritario en la manufactura mexicana.

Mauricio Rojas, secundó la opinión de Alejandro Bustamante, al referir que México cuenta con más de 30 años de experiencia en manufactura que deben capitalizarse y dejar en claro en el plano internacional que es un territorio de oportunidades.